Francisco Javier Blog

Sólo otro weblog de WordPress.com

Archivo para Salvación

DE SEPARADOS A RECONCILIADOS

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

DE SEPARADOS A RECONCILIADOS

Leer: 2ª.Corintios 5.14/21 – 5:14 Porque el amor de Mashiaj nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; 5:15 y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos. 5:16 De manera que nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne; y aun si a Mashiaj conocimos según la carne, ya no lo conocemos así. 5:17 De modo que si alguno está en Mashiaj, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 5:18 Y todo esto proviene de Di-os, quien nos reconcilió consigo mismo por Mashiaj, y nos dio el ministerio de la reconciliación; 5:19 que Di-os estaba en Mashiaj reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. 5:20 Así que, somos embajadores en nombre de Mashiaj, como si Di-os rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Mashiaj: Reconciliaos con Di-os. 5:21 Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Di-os en él.

INTRODUCCIÓN: La separación, el rechazo y el distanciamiento son experiencias desagradables que, por lo general, tratamos de evitar a toda costa. Pero vivimos en un mundo caído, por lo que no podemos escapar de ellas totalmente.

El aislamiento de las otras personas es ya bastante malo, pero peor aun es que muchas personas viven alejadas del Abba Kadosh nuestro Padre Santo.

¡Qué trágica y sin sentido debe ser la vida cuando ella está separada por completo del Creador! Di-os plantó en cada uno de nosotros el deseo de relacionarnos con Él; por tanto, hasta que hallemos nuestra conexión con el Shaddai Di-os Todopoderoso, sentiremos siempre que falta algo.

Pero, a pesar de lo importante que es esa relación para nuestro bienestar, algo se interpone en su camino: ya sea por nuestros pensamientos o por nuestras acciones, todos hemos violado los mandamientos del Elohim Eterno (Romanos 3.23), y nuestro Di-os Kadosh (Santo) y Puro, no puede estar en la presencia del pecado. Romanos 6.23 dice que el castigo por el pecado es la muerte, que es la separación eterna del Elohim Eterno. Por tanto, siempre tendremos un vacío.

¡Qué panorama tan sombrío para la humanidad! Pero nuestro Abba Kadosh (Padre Santo) resolvió el problema al enviar a su Hijo para pagar nuestro castigo.  Mashiaj, un hombre,  que tenía los atributos del Abba Kadosh, vivió la vida perfecta, tomó toda nuestra iniquidad sobre sí mismo, sufrió una muerte espantosa en la cruz. Ya no somos condenados por nuestros pecados, porque él tomó nuestro lugar. Y tres días después, Resucitó y se levantó victorioso a la vida.

CONCLUSIÓN: La salvación está al alcance de todo el que cree y recibe este regalo extraordinario. Juan/Yohanán 3.16 describe la manera como esta reconciliación pone fin a nuestra separación.

REFLEXIÓN: ¿Ha dado usted el salto de la separación de Di-os a la reconciliación con Di-os? Usted es una persona privilegiada por Di-os.

EL LLAMAMIENTO DE DI-OS

DESDE EL ESCRITORIO DEL PASTOR: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

EL LLAMAMIENTO DE DI-OS

Leer: 1ºSamuel 3.1/21

3:1 El joven Samuel ministraba a YHWH en presencia de Elí; y la palabra de YHWH escaseaba en aquellos días; no había visión con frecuencia.
3:2 Y aconteció un día, que estando Elí acostado en su aposento, cuando sus ojos comenzaban a oscurecerse de modo que no podía ver,
3:3 Samuel estaba durmiendo en el templo de YHWH, donde estaba el arca de Di-os; y antes que la lámpara de Di-os fuese apagada,
3:4 YHWH llamó a Samuel; y él respondió: Heme aquí.
3:5 Y corriendo luego a Elí, dijo: Heme aquí, ¿Para qué me llamaste? Y Elí le dijo: Yo no he llamado; vuelve y acuéstate. Y él se volvió y se acostó.
3:6 Y YHWH volvió a llamar otra vez a Samuel. Y levantándose Samuel, vino a Elí y dijo: Heme aquí; ¿para qué me has llamado? Y él dijo: Hijo mío, yo no he llamado; vuelve y acuéstate.
3:7 Y Samuel no había conocido aún a YHWH, ni la palabra de YHWH le había sido revelada.
3:8 YHWH, pues, llamó la tercera vez a Samuel. Y él se levantó y vino a Elí, y dijo: Heme aquí; ¿para qué me has llamado? Entonces entendió Elí que YHWH llamaba al joven.
3:9 Y dijo Elí a Samuel: Ve y acuéstate; y si te llamare, dirás: Habla, YHWH, porque tu siervo oye. Así se fue Samuel, y se acostó en su lugar.
3:10 Y vino YHWH y se paró, y llamó como las otras veces: ¡Samuel, Samuel! Entonces Samuel dijo: Habla, porque tu siervo oye.
3:11 Y YHWH dijo a Samuel: He aquí haré yo una cosa en Israel, que a quien la oyere, le retiñirán ambos oídos.
3:12 Aquel día yo cumpliré contra Elí todas las cosas que he dicho sobre su casa, desde el principio hasta el fin.
3:13 Y le mostraré que yo juzgaré su casa para siempre, por la iniquidad que él sabe; porque sus hijos han blasfemado a Di-os, y él no los ha estorbado.
3:14 Por tanto, yo he jurado a la casa de Elí que la iniquidad de la casa de Elí no será expiada jamás, ni con sacrificios ni con ofrendas.
3:15 Y Samuel estuvo acostado hasta la mañana, y abrió las puertas de la casa de YHWH. Y Samuel temía descubrir la visión a Elí.
3:16 Llamando, pues, Elí a Samuel, le dijo: Hijo mío, Samuel. Y él respondió: Heme aquí.
3:17 Y Elí dijo: ¿Qué es la palabra que te habló? Te ruego que no me la encubras; así te haga Di-os y aun te añada, si me encubrieres palabra de todo lo que habló contigo.
3:18 Y Samuel se lo manifestó todo, sin encubrirle nada. Entonces él dijo: YHWH es; haga lo que bien le pareciere.
3:19 Y Samuel creció, y YHWH estaba con él, y no dejó caer a tierra ninguna de sus palabras.
3:20 Y todo Israel, desde Dan hasta Beerseba, conoció que Samuel era fiel profeta de YHWH.
3:21 Y YHWH volvió a aparecer en Silo; porque YHWH se manifestó a Samuel en Silo por la palabra de YHWH.

INTRODUCCIÓN: Di-os nos habla de muchas y diferentes maneras, y en toda la Historia de las Sagradas Escrituras habló a muchos hombres y de diferentes maneras, pero lo qué más me llama la atención es qué nosotros al igual que Shemuel (Samuel) debemos aprender a escuchar la voz de Di-os.

Desde que Samuel era niño vivió en el templo con su mentor, el sacerdote Elí. Una noche, el niño oyó que lo llamaban, y corrió a preguntarle a Elí qué deseaba. Pero el sacerdote no había hablado, y por eso regresó al niño a la cama. Esto sucedió dos veces más antes de que Elí entendiera que era el Señor quien llamaba al muchacho.

Entonces le dijo que respondiera preguntándole al Elohim Eterno qué quería. El Todopoderoso sigue hablándonos hoy.

La primera vez que le “oímos” es cuando nos llama a la salvación. El Espíritu Santo nos hace conscientes de que falta algo en nuestra vida, y entonces nos muestra a Yeshúa Ha Mashiaj como la respuesta.

Sin Mashiaj, estamos perdidos y sin esperanza. Toda persona nace con una naturaleza pecaminosa (Ietzer Hará) inclinada a apartarse de Di-os.

El Padre Celestial, que es Santo (Kadosh) y perfecto, no puede estar en presencia del pecado.

Por tanto, el castigo por el pecado es la separación eterna de Di-os. Pero él nos ama, de modo que, para remediar esa situación, Mashiaj vino a la tierra, vivió sin pecar, y murió como sustituto de la humanidad. Llevó el castigo por nuestro pecado.

CONCLUSIÓN: La salvación es el regalo más grandioso. Para recibirlo, lo único que tenemos que hacer es poner nuestra fe en el Elohim Eterno & Todopoderoso y aceptar a Yeshúa Ha Mashiaj como nuestro agente Salvador, enviado por el Padre Celestial… Entonces, viene a morar en nosotros, y sigue hablándonos, guiándonos tiernamente, y animándonos a andar en el camino recto.

REFLEXIÓN: ¿Ha sentido usted que Di-os le está hablando? Si es así, no espere más. Pídale que le perdone su pecado; luego acepte el sacrificio expiatorio de Yeshúa Ha Mashiaj por usted, y decida seguirle. Hable de su decisión con un pastor o un amigo de confianza, para recibir orientación en este nuevo y hermoso camino.

NUESTRO MAYOR TESORO

DESDE EL ESCRITORIO DEL PASTOR: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

NUESTRO MAYOR TESORO

Leer: Mateo/Mattityahú 8.5/13

8:5 Justo al entrar en Kefar-Najúm, se le acercó un oficial militar del ejército romano y le rogaba diciéndole:
8:6 y diciendo: Adoní, mi siervo personal ha caído en una terrible parálisis y está postrado en casa sufriendo un tormento horrible.
8:7 Y Yeshúa le dijo: Yo iré y le sanaré.
8:8 Respondió el oficial le respondió diciendo: Adoní, soy pecador no merezco que entres en mi casa, pero tan sólo dí la palabra, y mi criado sanará.
8:9 Porque yo también soy un hombre en autoridad, y tengo soldados bajo mi mando; y digo a éste: Vete allí, y va digo a otro: Ven aquí, y viene.
8:10 Al oírlo Yeshúa, se admiró, y dijo a los que le seguían: En verdad os digo, que ni aun en Israel no he encontrado a uno con tanta fe (Emunáh)
8:11 Y os digo que vendrán muchos no judíos del oriente y del occidente, y ocupando su lugar, se sentarán a comer en la mesa con Avraham e Yitzak y Yaakov en el reino de los cielos;
8:12 mientras que los herederos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí llorarán amargamente y crujirán sus dientes con angustia indescriptible.
8:13 Entonces Yeshúa dijo al oficial: Ve, pues así como has tenido fe obediente, te ha sido hecho.

INTRODUCCIÓN: Cada uno de nosotros siempre atesora o guarda algo muy dentro de su corazón, la pregunta es: ¿Qué es para usted lo más preciado? Un barco, una casa, un coche, o el dinero probablemente estarían a la cabeza de la lista de la mayoría de las personas.

Pero si los bienes materiales y los lujos no dan satisfacción duradera, ¿por qué tantas personas siguen adquiriendo cosas para añadirlas a su colección?

Por desgracia de muchos, en la carrera por tener “más” y “mejor”, mucha gente pasa por alto la posesión más valiosa de todas: la fe.

Hebreos 11.1 define a la fe como “la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”, y esto concuerda con poner la fe en Yeshúa Ha Mashiaj como agente Salvador enviado por el Eterno.

La fe no es algo que podemos producir; es un don de Di-os.

Consideremos el poder que Di-os pone a nuestra disposición. Yeshúa dijo que una fe tan pequeña como un grano de mostaza, una de las semillas más pequeñas que existen, nos permite hacer obras milagrosas (Mateo 17.20 y él les respondió diciendo: “Por causa de vuestra falta de fe. De cierto os digo que si tuvieses Emunah como de un grano de mostaza y decís a este monte: “Pásate de aquí para allá” ciertamente se pasará y nada os será imposible”).

En Hechos vemos que la fe de los apóstoles les permitió hacer numerosas sanidades (3.1/8; 5.16). Y el evangelio según Mateo/Mattityahú nos dice por la fe de una mujer cananea, su hija fue liberada de una posesión demoníaca (15.22/28). Aquí me llama la atención cuándo la mujer no se dio por vencida y aún al recibir una respuesta negativa, ella sabía dónde estaba la solución a su problema.

Entre otras palabras sí ella tenía que tomar esas migajas las tomaría para qué el milagro en su hija se hiciera latente y real. Di-os muchas veces probará hasta dónde llega nuestra Emunah: Fe

CONCLUSIÓN: La fe en Mashiaj es más que un medio para obrar milagros; es el camino a la salvación. La Biblia dice que no hay nada que podamos hacer para tener la salvación eterna en el reino de Di-os; somos salvos sólo por su gracia, por la fe. Efesios 2.8/9

2:8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Di-os;
2:9 no por obras, para que nadie se gloríe.

REFLEXIÓN: La mejor manera de prosperar es recibir primero el mayor regalo de la vida: la fe en el Salvador. Romanos 10.9 dice: “Si confesares con tu boca que Yeshúa es el Adón, y creyeres en tu corazón que Di-os le levantó de los muertos, tendrás parte en el mundo por venir”. En ningún otro se encuentran la salvación y la vida abundante.

LA SEGURIDAD DE LA VIDA ETERNA

DESDE EL ESCRITORIO DEL PASTOR: FRANCISCO JAVIER MESÉN

(COSTA RICA)

LA SEGURIDAD DE LA VIDA ETERNA

Leer: Juan/Yohanán 3.16/17

3:16 Porque de tal manera amó Di-os al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
3:17 Porque no envió Di-os a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.

INTRODUCCIÓN: He escuchado muchas razones por las que las personas no están seguras de su futuro eterno. “He pecado demasiado”, “No estoy seguro de que sea salvo”. Y alguien se angustia porque no siguió el procedimiento “correcto” para pedir perdón.

Otras han aprendido erróneamente de sus parientes e iglesias que nadie puede estar totalmente seguro de la salvación.

Mi respuesta a todas estas razones es la misma: si usted cree que Yeshúa Ha Mashiaj es el Hijo de Di-os, y qué con su muerte en la cruz compró el perdón de Di-os por sus pecados, entonces usted es salvo. De eso puede estar seguro.

Las promesas de Di-os nunca cambian. Él dijo que los que ponen su fe en su Hijo tienen vida eterna (Juan 5.24 De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.). Además, un creyente no puede ser arrebatado de la mano de Di-os.

(Juan 10.27/30).

10:27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen,
10:28 y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.
10:29 Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.
10:30 Yo y el Padre uno somos.

El Di-os Eterno & Todopoderoso nos ama incondicionalmente. Nada puede separar a un creyente del amor de Di-os (Romanos 8.35/39).

8:35 ¿Quién nos separará del amor de Mashiaj? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?
8:36 Como está escrito:
Por causa de ti somos muertos todo el tiempo;
Somos contados como ovejas de matadero.
8:37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
8:38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,
8:39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Di-os, que es en Mashiaj Yeshúa Señor nuestro.

Las acusaciones del adversario contra nosotros jamás podrán cambiar cuán preciosos somos para nuestro Padre Celestial.

La obra del Salvador en la cruz está consumada. Yeshúa hizo un sacrificio perfecto con su propia vida. Con este solo acto expió cada acción, cada palabra y cada pensamiento pecaminoso (Hebreos 9.11/12-26).

9:11 Pero estando ya presente Mashiaj, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación,
9:12 y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención.

9:26 De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado.

Cuando recibimos la salvación, ella es nuestra para siempre.

CONCLUSIÓN: Di-os nos amó tanto que envió a su Hijo a morir por nuestros pecados, para que pudiéramos vivir eternamente en su presencia. Es así de simple. Cualquiera que sean sus dudas, pídale al Espíritu Santo (Ruaj Ha Kodesh) que las enfrente con la verdad bíblica. Él le asegurará serenamente a su corazón que usted es un hijo de Di-os para siempre (Romanos 8.16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios).

REFLEXIÓN: Di-os te ama incondicionalmente, eres su hijo y coheredero con el Mashiaj de las Promesas de Vida Eterna.

¿Le amas incondicionalmente, cómo Él te ama a Tí?