Francisco Javier Blog

Sólo otro weblog de WordPress.com

Archivo para Persona

CÓMO SER UNA PERSONA PACIENTE

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

CÓMO SER UNA PERSONA PACIENTE

Leer: Hechos 24.1/16 – 24:1 Cinco días después, descendió el sumo sacerdote Ananías con algunos de los ancianos y un cierto orador llamado Tértulo, y comparecieron ante el gobernador contra Pablo. 24:2 Y cuando éste fue llamado, Tértulo comenzó a acusarle, diciendo: Como debido a ti gozamos de gran paz, y muchas cosas son bien gobernadas en el pueblo por tu prudencia, 24:3 oh excelentísimo Félix, lo recibimos en todo tiempo y en todo lugar con toda gratitud. 24:4 Pero por no molestarte más largamente, te ruego que nos oigas brevemente conforme a tu equidad. 24:5 Porque hemos hallado que este hombre es una plaga, y promotor de sediciones entre todos los judíos por todo el mundo, y cabecilla de la secta de los nazarenos. 24:6 Intentó también profanar el templo; y prendiéndole, quisimos juzgarle conforme a nuestra ley. 24:7 Pero interviniendo el tribuno Lisias, con gran violencia le quitó de nuestras manos, 24:8 mandando a sus acusadores que viniesen a ti. Tú mismo, pues, al juzgarle, podrás informarte de todas estas cosas de que le acusamos. 24:9 Los judíos también confirmaban, diciendo ser así todo. 24:10 Habiéndole hecho señal el gobernador a Pablo para que hablase, éste respondió: Porque sé que desde hace muchos años eres juez de esta nación, con buen ánimo haré mi defensa. 24:11 Como tú puedes cerciorarte, no hace más de doce días que subí a adorar a Jerusalén; 24:12 y no me hallaron disputando con ninguno, ni amotinando a la multitud; ni en el templo, ni en las sinagogas ni en la ciudad; 24:13 ni te pueden probar las cosas de que ahora me acusan. 24:14 Pero esto te confieso, que según el Camino que ellos llaman herejía, así sirvo al Di-os de mis padres, creyendo todas las cosas que en la ley y en los profetas están escritas; 24:15 teniendo esperanza en Di-os, la cual ellos también abrigan, de que ha de haber resurrección de los muertos, así de justos como de injustos. 24:16 Y por esto procuro tener siempre una conciencia sin ofensa ante Di-os y ante los hombres. 

INTRODUCCIÓN: El Shaliaj Shaúl/Apóstol Pablo demostró el poder de la paciencia cuando fue llevado a juicio ante Festo. En vez de dejar que los falsos argumentos de sus acusadores turbaran su tranquila conducta, el apóstol enfrentó con paciencia el proceso legal permaneciendo fiel al HaShem.

Se abstuvo de atacar a sus opositores o de denunciar la injusticia de las acusaciones. Su pacífica actitud encontró aceptación por parte del gobernador, y le dio la oportunidad de tener después una audiencia para presentarle el evangelio (Hechos 24.24/25).

Debido a que nuestra “carne” se inclina hacia la impaciencia, necesitamos buscar al Eterno por medio de la oración, y pedirle que tome el control

  • Nuestras emociones. Si la Ruáj Ha Kodesh/el Espíritu Santo controla nuestras emociones y reacciones, nos sentiremos más calmados. Entonces él nos dará el poder para responder de una manera agradable a Di-os.
  • Nuestras palabras. Es vital que le pidamos al Elohim Eterno que nos ayude a controlar nuestras palabras. Una palabra adecuada puede calmar una situación; hablar en actitud defensiva o gritar airadamente puede empeorar la situación (Proverbios 15.18). La Ruáj Ha Kodesh/El Espíritu Santo responderá nuestras oraciones y nos dará lo que necesitemos.
  • Nuestras palabras. Es vital que le pidamos a HaShem que nos ayude a controlar nuestras palabras. Una palabra adecuada puede calmar una situación; hablar en actitud defensiva o gritar airadamente puede empeorar la situación (Proverbios 15.18). La Ruáj Ha Kodesh/El Espíritu Santo responderá nuestras oraciones y nos dará lo que necesitemos.

CONCLUSIÓN: La paciencia requiere de autocontrol y del deseo de agradar a Di-os. Shaúl/Pablo tuvo necesidad de ambos cuando compareció ante Festo y el rey Agripa. A pesar de la injusticia se mantuvo firme, sin perder el control.

REFLEXIÓN: Imagine lo que Di-os hará por medio de usted cuando crezca en la virtud de la paciencia.

Anuncios