Francisco Javier Blog

Sólo otro weblog de WordPress.com

Archivo para Obedecer

SIMPLES ACTOS DE OBEDIENCIA

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

SIMPLES ACTOS DE OBEDIENCIA

Leer: Lucas/Hilel 5.1/7 – 5:1 Aconteció que estando Yeshúa junto al lago de Genesaret, el gentío se agolpaba sobre él para oír la palabra de Di-os. 5:2 Y vio dos barcas que estaban cerca de la orilla del lago; y los pescadores, habiendo descendido de ellas, lavaban sus redes.  5:3 Y entrando en una de aquellas barcas, la cual era de Simón, le rogó que la apartase de tierra un poco; y sentándose, enseñaba desde la barca a la multitud. 5:4 Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. 5:5 Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red. 5:6 Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía. 5:7 Entonces hicieron señas a los compañeros que estaban en la otra barca, para que viniesen a ayudarles; y vinieron, y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían. 

INTRODUCCIÓN: En estos versículos hay muchos principios bíblicos. Obedecer a Di-os en las cosas pequeñas puede traer bendición a muchos.

El pasaje de hoy ilustra este principio. Shimón/Simón Kéfa/Pedro, un pescador experimentado, había trabajado toda la noche sin pescar nada.

 Estaba en la playa terminando su trabajo cuando Yeshúa se le acercó. El Mashiaj quería hablar desde su barca a la multitud que estaba en la orilla de la playa.

A pesar de una larga e infructuosa noche de trabajo, Kéfa/Pedro aceptó que Yeshúa Ha Mashiaj utilizara la embarcación. La multitud fue bendecida por ver y escuchar predicar al Mashiaj.

Las peticiones que Di-os nos hace pueden llegarnos en momentos no oportunos o inesperados. Podemos sentirnos tentados a dejar que otra persona responda a su llamado, pensando que no importa quién sea el que obedezca. Pero recuerde que los planes de Di-os son para nuestro bien (Jeremías 29.11 Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice HaShem, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.).

Más tarde, Yeshúa  hizo una segunda petición a Kéfa/Pedro: que dirigiera la barca a aguas más profundas, y que echara las redes. El pescador expresó las pocas probabilidades de pescar algo, pero hizo lo que el Mashiaj le pidió.

La obediencia de Kéfa/Pedro dio como resultado abundancia para la multitud, los demás pescadores, sus familias, y él mismo.

Pedro no obedeció para ser recompensado, pero eso es precisamente lo que sucedió. Sus simples actos de obediencia llevaron a mayores oportunidades de servicio y a ocasiones de bendición abundante.

CONCLUSIÓN: Algunos actuamos como si la obediencia en las cosas pequeñas carecieran de importancia, pero la historia de Kéfa/Pedro nos enseña lo contrario. Comprometámonos a obedecer las instrucciones del Elohim Eterno en todo, confiando en que toda obediencia será para nuestro bien.

REFLEXIÓN: Toda promesa de Di-os normalmente está condicionada, Di-os promete bendecir a aquellos que obedezcan su voz, Mateo/Mattityahú 6.33 nos dice: “Más buscad primeramente el Reino de Di-os y su justicia y todas estás cosas os serán añadidas (Bendiciones).

 

Anuncios

LA BRÚJULA DE DI-OS PARA LA MENTE Y EL CORAZÓN

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

LA BRÚJULA DE DI-OS PARA LA MENTE Y EL CORAZÓN

Leer: Proverbios 3.7/12 – 3:7 No seas sabio en tu propia opinión;
Teme a HaShem, y apártate del mal; 3:8 Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos. 3:9 Honra a HaShem con tus bienes,
Y con las primicias de todos tus frutos; 3:10 Y serán llenos tus graneros con abundancia, Y tus lagares rebosarán de mosto. 3:11 No menosprecies, hijo mío, el castigo de HaShem, Ni te fatigues de su corrección; 3:12 Porque HaShem al que ama castiga, Como el padre al hijo a quien quiere.

INTRODUCCIÓN: Ayer hablamos de la importancia de depender de la Palabra de Di-os como nuestra brújula a lo largo de la vida. Obedecer las instrucciones del Señor cambiará la conducta y desafiará nuestra manera de pensar, actitudes y deseos. Él nos lleva a pensar de manera diferente sobre nosotros mismos y las dificultades que enfrentemos.

Por naturaleza, queremos determinar nuestro rumbo en la vida. Eso parece ser el único camino lógico para llegar adonde queremos ir.

Pero ser sabios a nuestros propios ojos es orgullo. Para combatir esta tendencia, el Eterno nos dice que le temamos a Él y nos apartemos del mal (vs. 7). Este “temor” no es miedo al Abba Kadosh/Padre Santo, sino una actitud de respeto que nos motiva a obedecerle, tanto para nuestro bien como para su gloria.

Por naturaleza, queremos guardarnos todo nuestro dinero. El deseo de vivir mejor, o el temor a no tener suficiente, nos llevan a aferrarnos a todo lo que ganamos. Pero nuestra brújula [la Biblia] nos lleva a honrar a Di-os dándole la primera parte de todo lo que tenemos, confiando en que Él suplirá nuestras necesidades (vs. 9/10).

Por naturaleza, no nos gusta la disciplina de Di-os. Su dolorosa reprobación parece demostrar que no nos ama. Pero nuestro Abba Kadosh/Padre Santo nos dice que su disciplina es la evidencia que confirma su amor y gozo en nosotros como sus hijos (vs. 11/12).

CONCLUSIÓN: A veces, por nuestro deseo de seguir a HaShem, nos centramos en ser obedientes, pero olvidamos sus instrucciones en cuanto a nuestras actitudes y maneras de pensar.

REFLEXIÓN: Para mantenernos en el camino de Di-os, tenemos que corregir el rumbo de nuestros corazones y mentes.

VOLVER AL BUEN CAMINO

DESDE EL ESCRITORIO DEL SHALIAJ: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

VOLVER AL BUEN CAMINO

Leer: Hebreos 12. 1/3

12:1 Por todo esto, nosotros también, teniendo alrededor nuestro tan grande nube de testigos, desprendiéndonos de todo peso y del pecado que nos persigue, corramos con paciencia la carrera que nos ha sido puesta por delante,
12:2 puestos los ojos en Yeshúa, el autor y máximo exponente de la fe que obedece, el cual por el gozo puesto delante de sí, soportó el dolor del madero, menospreciando la vergüenza pública a la cuál fue expuesto, y se sentó a la diestra del trono de Di-os.
12:3 Considerad con detenimiento al que ha soportado tanto falso testimonio levantado en contra suya por los violadores de la Toráh, para que vuestro ánimo no se desvanezca, abandonando la carrera.

INTRODUCCIÓN: ¿Cómo ve usted su vida? ¿Es un reto apasionante lleno de gozo? ¿O la siente más como un foso en el cual está atrapado y luchando? tristemente, muchas personas andan a la deriva sin hacer uso del maravilloso plan de Di-os para ellas.

Nuestro Creador da a cada persona los dones, las capacidades y las circunstancias necesarias para vivir conforme a su propósito. Pero muchas tratan de encontrar satisfacción en los placeres de la vida, sin entender que la verdadera satisfacción se encuentra en lo que Di-os tiene para ellas. Por desgracia, muchas personas que han sido salvas caminan por el buen camino con Di-os durante un tiempo, pero después se apartan. Esto puede suceder por muchas razones.

Algunas se acobardan y pierden el deseo de perseverar en las circunstancias difíciles.

Para otras, las ideas y las metas mundanas llegan a distraer su atención. O tal vez son influenciadas por ciertas personas que hacen que pierdan de vista el objetivo. Los deportes, los pasatiempos o simplemente el ajetreo de la vida, pueden también envolver a un creyente y hacer que su corazón se aparte de Di-os.

CONCLUSIÓN: No importa cuál sea la causa, toda vida separada de la única ancla verdadera —el Mashiaj Yeshúa— está en peligro. Di-os ofrece a los creyentes una vida abundante en él. Pero la Biblia enseña que los creyentes no pueden prosperar si están viviendo al margen de su Palabra, de sus santos preceptos, y de una estrecha relación con Él.

REFLEXIÓN: ¿Siente usted que está andando con Di-os? ¿O las preocupaciones de la vida lo tienen enredado? ore pidiendo sabiduría al considerar estas preguntas, y dígale al Padre Celestial que desea renunciar a todo lo que le apasione aparte de Él. Comprométase a orar, a leer la Biblia, y a obedecer.