Francisco Javier Blog

Sólo otro weblog de WordPress.com

Archivos para HaShem

LA ACTIVIDAD DE DI-OS

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

LA ACTIVIDAD DE DI-OS

Leer: Salmo 66 – 1 Aclamad a Dios con alegría, toda la tierra. 2 Cantad la gloria de su nombre; Poned gloria en su alabanza. 3 Decid a Di-os: !!Cuán asombrosas son tus obras! Por la grandeza de tu poder se someterán a ti tus enemigos. 4 Toda la tierra te adorará, Y cantará a ti; Cantarán a tu nombre. Selah
5 Venid, y ved las obras de Di-os, Temible en hechos sobre los hijos de los hombres. 6 Volvió el mar en seco; Por el río pasaron a pie; Allí en él nos alegramos. 7 El señorea con su poder para siempre; Sus ojos atalayan sobre las naciones; Los rebeldes no serán enaltecidos. Selah 8 Bendecid, pueblos, a nuestro Di-os, Y haced oír la voz de su alabanza. 9 El es quien preservó la vida a nuestra alma, Y no permitió que nuestros pies resbalasen. 10 Porque tú nos probaste, oh Di-os; Nos ensayaste como se afina la plata. 11 Nos metiste en la red; Pusiste sobre nuestros lomos pesada carga. 12 Hiciste cabalgar hombres sobre nuestra cabeza; Pasamos por el fuego y por el agua, Y nos sacaste a abundancia. 13 Entraré en tu casa con holocaustos; Te pagaré mis votos, 14 Que pronunciaron mis labios Y habló mi boca, cuando estaba angustiado. 15 Holocaustos de animales engordados te ofreceré, Con sahumerio de carneros; Te ofreceré en sacrificio bueyes y machos cabríos. Selah 16 Venid, oíd todos los que teméis a Di-os, Y contaré lo que ha hecho a mi alma. 17 A él clamé con mi boca, Y fue exaltado con mi lengua. 18 Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, El Señor no me habría escuchado. 19 Mas ciertamente me escuchó Di-os; Atendió a la voz de mi súplica. 20 Bendito sea Di-os, Que no echó de sí mi oración, ni de mí su misericordia.

INTRODUCCION: Las huellas de HaShem pueden detectarse a lo largo de la historia. A veces, su actividad es dramáticamente evidente, como cuando separó las aguas del mar Rojo, pero en otras ocasiones ella nos resulta imperceptible. Sin embargo, hay bendiciones para quienes desarrollan el discernimiento espiritual para ver lo que Di-os está haciendo.

Las ideas preconcebidas acerca de cómo trabaja HaShem pueden impedirnos percibir su obra. Cuando él responde nuestras oraciones, nos regocijamos y reconocemos fácilmente su intervención en favor nuestro.

Pero, ¿qué pasa cuando no nos da lo que pedimos? Con demasiada frecuencia llegamos a la conclusión de que él no está haciendo nada. El salmista reconoció que el Eterno obra de varias maneras, a veces dando una gran liberación (Versículos. 5/6) y, otras, por medio de situaciones dolorosas (Versículos. 10/12).

Otro problema que puede impedir que veamos la mano de Di-os en nuestras vidas, es la falta de atención. Las exigencias de un estilo de vida agitado claman por nuestro tiempo y concentración, dejando poco espacio para momentos de quietud en su presencia.

Sin períodos de meditación y oración, nuestros sentidos espirituales se embotan. Pero quienes leen la Biblia con regularidad aprenderán a reconocer la actividad de Di-os en sus vidas, porque Elohim actúa siempre de acuerdo con su Palabra.

CONCLUSION: Los ojos enfocados en HaShem se abren a una nueva perspectiva. Su fe crecerá al comenzar a discernir la actividad de Di-os en su vida.

REFLEXION: El gozo y la emoción de ver su participación en las cosas grandes y pequeñas, le motivará a alabarle y darle gracias, incluso en los momentos difíciles.

SIMPLES ACTOS DE OBEDIENCIA

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

SIMPLES ACTOS DE OBEDIENCIA

Leer: Lucas/Hilel 5.1/7 – 5:1 Aconteció que estando Yeshúa junto al lago de Genesaret, el gentío se agolpaba sobre él para oír la palabra de Di-os. 5:2 Y vio dos barcas que estaban cerca de la orilla del lago; y los pescadores, habiendo descendido de ellas, lavaban sus redes.  5:3 Y entrando en una de aquellas barcas, la cual era de Simón, le rogó que la apartase de tierra un poco; y sentándose, enseñaba desde la barca a la multitud. 5:4 Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. 5:5 Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red. 5:6 Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía. 5:7 Entonces hicieron señas a los compañeros que estaban en la otra barca, para que viniesen a ayudarles; y vinieron, y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían. 

INTRODUCCIÓN: En estos versículos hay muchos principios bíblicos. Obedecer a Di-os en las cosas pequeñas puede traer bendición a muchos.

El pasaje de hoy ilustra este principio. Shimón/Simón Kéfa/Pedro, un pescador experimentado, había trabajado toda la noche sin pescar nada.

 Estaba en la playa terminando su trabajo cuando Yeshúa se le acercó. El Mashiaj quería hablar desde su barca a la multitud que estaba en la orilla de la playa.

A pesar de una larga e infructuosa noche de trabajo, Kéfa/Pedro aceptó que Yeshúa Ha Mashiaj utilizara la embarcación. La multitud fue bendecida por ver y escuchar predicar al Mashiaj.

Las peticiones que Di-os nos hace pueden llegarnos en momentos no oportunos o inesperados. Podemos sentirnos tentados a dejar que otra persona responda a su llamado, pensando que no importa quién sea el que obedezca. Pero recuerde que los planes de Di-os son para nuestro bien (Jeremías 29.11 Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice HaShem, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.).

Más tarde, Yeshúa  hizo una segunda petición a Kéfa/Pedro: que dirigiera la barca a aguas más profundas, y que echara las redes. El pescador expresó las pocas probabilidades de pescar algo, pero hizo lo que el Mashiaj le pidió.

La obediencia de Kéfa/Pedro dio como resultado abundancia para la multitud, los demás pescadores, sus familias, y él mismo.

Pedro no obedeció para ser recompensado, pero eso es precisamente lo que sucedió. Sus simples actos de obediencia llevaron a mayores oportunidades de servicio y a ocasiones de bendición abundante.

CONCLUSIÓN: Algunos actuamos como si la obediencia en las cosas pequeñas carecieran de importancia, pero la historia de Kéfa/Pedro nos enseña lo contrario. Comprometámonos a obedecer las instrucciones del Elohim Eterno en todo, confiando en que toda obediencia será para nuestro bien.

REFLEXIÓN: Toda promesa de Di-os normalmente está condicionada, Di-os promete bendecir a aquellos que obedezcan su voz, Mateo/Mattityahú 6.33 nos dice: “Más buscad primeramente el Reino de Di-os y su justicia y todas estás cosas os serán añadidas (Bendiciones).

 

EL VALOR DE LA OBEDIENCIA


DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

EL VALOR DE LA OBEDIENCIA

Leer: Proverbios 2.1/6 – 2:1 Hijo mío, si recibieres mis palabras, Y mis mandamientos guardares dentro de ti, 2:2 Haciendo estar atento tu oído a la sabiduría; Si inclinares tu corazón a la prudencia, 2:3 Si clamares a la inteligencia, Y a la prudencia dieres tu voz; 2:4 Si como a la plata la buscares, Y la escudriñares como a tesoros, 2:5 Entonces entenderás el temor de HaShem, Y hallarás el conocimiento de Di-os. 2:6 Porque HaShem da la sabiduría, Y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia.

INTRODUCCIÓN: A pesar de la vasta experiencia de Kéfa/Pedro como pescador, regresó de una noche de trabajo sin nada que mostrar por sus esfuerzos. Es muy posible que la petición de Yeshúa de que echara las redes una vez más le pareciera poco razonable; después de todo, Pedro y sus compañeros eran los profesionales. No obstante, el pescador obedeció, y su obediencia bendijo a muchos.

La Biblia demuestra que los planes divinos a menudo desafían la lógica humana. Por ejemplo, ¿quién haría un plan de batalla que implicara solo marchar y gritar? Di-os le dijo a Josué que conquistara Jericó de esa manera, y al hacerlo tuvo éxito (Josué 6.1/5).

Moshé/Moisés es otro ejemplo. Cuando se sintió inseguro de su potencial como líder, el Elohim Eterno lo tranquilizó de una manera insólita, diciéndole que arroja su vara al suelo. Cuando Moshé/Moisés obedeció, Di-os confirmó de una manera admirable que lo había escogido como líder (Éxodo/Shemót 4.1/3).

Nuestro Abba Kadosh/Padre Santo puede pedirnos que hagamos algo que parece ilógico, como tal vez aceptar una mayor responsabilidad cuando teníamos la esperanza de reducir nuestra cantidad de trabajo; o dejar una posición que él nos había dado recientemente; o asumir una tarea para la que nos sentimos mal equipados. Pero debemos seguir adelante con obediencia, sin importar cuán ilógica pueda parecer su petición.

CONCLUSIÓN: Para comprender la importancia de obedecer, piense en los niños que reciben instrucciones de sus padres o maestros. Es necesario que los escuchen con atención para hacer correctamente la tarea. Algunos pasos pueden parecer sin sentido, pero su justificación se hace clara después.

REFLEXIÓN: Es mejor obedecer a HaShem antes que a los hombres, el obedecer a HaShem trae su recompensa, en el Olám Haba/Mundo por venir (Vida Eterna).

EL AMOR DE ELOHIM & SU JUSTICIA

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER

(COSTA RICA) 

EL AMOR DE ELOHIM Y SU JUSTICIA 

Leer: Salmo/Tehilim 33.4/5-Porque recta es la palabra de HaShem. Y toda su obra es hecha con fidelidad. El ama justicia y juicio; De la misericordia se HaShem está llena la tierra. 

INTRODUCCIÓN: Algunas personas rechazan el mensaje de salvación porque se sienten ofendidas por lo que dice la Biblia sobre la ira de Di-os. Incluso hay creyentes que tienen problemas para reconciliar el amor del Eterno con su justicia.

¿Cómo puede él ser, al mismo tiempo, perfectamente misericordioso y perfectamente justo? En un intento por conciliar este dilema, a menudo tratamos de suavizar el mensaje de juicio, y subrayar más bien el amor de Di-os. Pero el amor y la justicia no son términos contradictorios. En realidad, no se puede tener uno sin el otro.

El amor de Di-os trae bien a nuestra vida. Pero si no hay justicia, el pecado se vuelve incontrolable, y causa dolor y sufrimiento. Nadie piensa que un juez es amoroso cuando se niega a castigar a un criminal. Dejarlo libre no es saludable para el culpable ni para la comunidad. De la misma manera, nuestro Abba Kadosh/Padre Santo no puede permitir que el pecado quede sin castigo.

Pero esto presenta un dilema aun mayor para la humanidad. Todos somos culpables delante del Dios santo. Es por eso que Yeshúa Ha Mashiaj vino a la Tierra. Mashiaj llevó sobre sí la ira divina por todos nuestros pecados, para que el Abba Kadosh/Padre Santo pudiera ser justo y al mismo tiempo perdonador.

Su justicia fue satisfecha por el mayor acto de amor: la muerte de Yeshúa en la cruz. Así que, quienes aceptan por fe la oferta de salvación del Elohim Eterno, por medio de su hijo nunca experimentarán el castigo eterno.

CONCLUSIÓN: Aunque en el cielo todos los creyentes compareceremos ante el tribunal del Mashiaj, no habrá razón para temer. Nuestro juicio tendrá el propósito de determinar las recompensas, no de recibir castigo. Por gratitud, debemos prepararnos ahora para ese momento, viviendo para HaShem cada día.

REFLEXIÓN: Cada día debemos de vivirlo cómo si fuera el último día de nuestras vidas para agradar a Hazme.

CÓMO SER UNA PERSONA PACIENTE

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

CÓMO SER UNA PERSONA PACIENTE

Leer: Hechos 24.1/16 – 24:1 Cinco días después, descendió el sumo sacerdote Ananías con algunos de los ancianos y un cierto orador llamado Tértulo, y comparecieron ante el gobernador contra Pablo. 24:2 Y cuando éste fue llamado, Tértulo comenzó a acusarle, diciendo: Como debido a ti gozamos de gran paz, y muchas cosas son bien gobernadas en el pueblo por tu prudencia, 24:3 oh excelentísimo Félix, lo recibimos en todo tiempo y en todo lugar con toda gratitud. 24:4 Pero por no molestarte más largamente, te ruego que nos oigas brevemente conforme a tu equidad. 24:5 Porque hemos hallado que este hombre es una plaga, y promotor de sediciones entre todos los judíos por todo el mundo, y cabecilla de la secta de los nazarenos. 24:6 Intentó también profanar el templo; y prendiéndole, quisimos juzgarle conforme a nuestra ley. 24:7 Pero interviniendo el tribuno Lisias, con gran violencia le quitó de nuestras manos, 24:8 mandando a sus acusadores que viniesen a ti. Tú mismo, pues, al juzgarle, podrás informarte de todas estas cosas de que le acusamos. 24:9 Los judíos también confirmaban, diciendo ser así todo. 24:10 Habiéndole hecho señal el gobernador a Pablo para que hablase, éste respondió: Porque sé que desde hace muchos años eres juez de esta nación, con buen ánimo haré mi defensa. 24:11 Como tú puedes cerciorarte, no hace más de doce días que subí a adorar a Jerusalén; 24:12 y no me hallaron disputando con ninguno, ni amotinando a la multitud; ni en el templo, ni en las sinagogas ni en la ciudad; 24:13 ni te pueden probar las cosas de que ahora me acusan. 24:14 Pero esto te confieso, que según el Camino que ellos llaman herejía, así sirvo al Di-os de mis padres, creyendo todas las cosas que en la ley y en los profetas están escritas; 24:15 teniendo esperanza en Di-os, la cual ellos también abrigan, de que ha de haber resurrección de los muertos, así de justos como de injustos. 24:16 Y por esto procuro tener siempre una conciencia sin ofensa ante Di-os y ante los hombres. 

INTRODUCCIÓN: El Shaliaj Shaúl/Apóstol Pablo demostró el poder de la paciencia cuando fue llevado a juicio ante Festo. En vez de dejar que los falsos argumentos de sus acusadores turbaran su tranquila conducta, el apóstol enfrentó con paciencia el proceso legal permaneciendo fiel al HaShem.

Se abstuvo de atacar a sus opositores o de denunciar la injusticia de las acusaciones. Su pacífica actitud encontró aceptación por parte del gobernador, y le dio la oportunidad de tener después una audiencia para presentarle el evangelio (Hechos 24.24/25).

Debido a que nuestra “carne” se inclina hacia la impaciencia, necesitamos buscar al Eterno por medio de la oración, y pedirle que tome el control

  • Nuestras emociones. Si la Ruáj Ha Kodesh/el Espíritu Santo controla nuestras emociones y reacciones, nos sentiremos más calmados. Entonces él nos dará el poder para responder de una manera agradable a Di-os.
  • Nuestras palabras. Es vital que le pidamos al Elohim Eterno que nos ayude a controlar nuestras palabras. Una palabra adecuada puede calmar una situación; hablar en actitud defensiva o gritar airadamente puede empeorar la situación (Proverbios 15.18). La Ruáj Ha Kodesh/El Espíritu Santo responderá nuestras oraciones y nos dará lo que necesitemos.
  • Nuestras palabras. Es vital que le pidamos a HaShem que nos ayude a controlar nuestras palabras. Una palabra adecuada puede calmar una situación; hablar en actitud defensiva o gritar airadamente puede empeorar la situación (Proverbios 15.18). La Ruáj Ha Kodesh/El Espíritu Santo responderá nuestras oraciones y nos dará lo que necesitemos.

CONCLUSIÓN: La paciencia requiere de autocontrol y del deseo de agradar a Di-os. Shaúl/Pablo tuvo necesidad de ambos cuando compareció ante Festo y el rey Agripa. A pesar de la injusticia se mantuvo firme, sin perder el control.

REFLEXIÓN: Imagine lo que Di-os hará por medio de usted cuando crezca en la virtud de la paciencia.

VENCER LOS OBSTÁCULOS

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER

(COSTA RICA) 

VENCER LOS OBSTÁCULOS 

Leer: Josué 6.1/5 – 6:1 Ahora, Jericó estaba cerrada, bien cerrada, a causa de los hijos de Israel; nadie entraba ni salía. 6:2 Mas HaShem dijo a Josué: Mira, yo he entregado en tu mano a Jericó y a su rey, con sus varones de guerra. 6:3 Rodearéis, pues, la ciudad todos los hombres de guerra, yendo alrededor de la ciudad una vez; y esto haréis durante seis días. 6:4 Y siete sacerdotes llevarán siete bocinas de cuernos de carnero delante del arca; y al séptimo día daréis siete vueltas a la ciudad, y los sacerdotes tocarán las bocinas. 6:5 Y cuando toquen prolongadamente el cuerno de carnero, así que oigáis el sonido de la bocina, todo el pueblo gritará a gran voz, y el muro de la ciudad caerá; entonces subirá el pueblo, cada uno derecho hacia adelante.  

INTRODUCCIÓN: El Eterno tiene un plan hermoso para la vida de cada creyente. Pero, para frustrar los propósitos de Di-os, El Ietzer Hará (La Mala Inclinación) y el HaSatán salpica de obstáculos nuestro camino.

Hay numerosas clases de estorbos, tales como un jefe difícil, la oposición de familiares, y problemas económicos. Cualquier cosa que bloquee el objetivo deseado, puede causar ansiedad y gran frustración. Pero recuerde que ningún obstáculo podrá afectarle si Di-os no lo permite.

Piense en el ejército de Josué, que no estaba a la altura del de Jericó. Y la gran muralla alrededor de la ciudad que parecía imposible de atravesar. Pero Di-os había prometido a los israelitas la tierra, y Josué lo creyó. No se inmutó por lo que parecía inconquistable. En vez de eso, reconoció el poder del Eterno y buscó su dirección.

Antes de que Josué se diera cuenta de que Di-os estaba obrando, el Eterno estaba preparando la ciudad para su destrucción al infundir temor en los reyes de la región. La instrucción de Di-os consistía en un plan de batalla dudoso, pero Josué obedeció, y el pueblo de Di-os triunfó.

CONCLUSIÓN: Esperar puede ser difícil pues podemos comenzar a preguntarnos si Di-os hará algo, y entonces abandonar la tarea. Pero, como sucedió con Josué, Di-os ya estaba preparando el terreno. No importa lo que él elija para manejar el problema, su solución es siempre la que más nos conviene.

Cada vez que usted enfrente un obstáculo, podrá experimentar mucha angustia. Pero aun en medio del dolor, puede tener plena confianza en Di-os.

REFLEXIÓN: La parte más importante de cada día es el tiempo que usted pasa a solas con el Abba Kadosh/Padre Santo. Él le alentará con su amor, y le dará dirección.

EL PROPÓSITO DEL QUEBRANTAMIENTO

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER

(COSTA RICA)

 EL PROPÓSITO DEL QUEBRANTAMIENTO

Leer: Juan/Yohanán 12.20/26 – 12:20 Había ciertos griegos entre los que habían subido a adorar en la fiesta. 12:21 Estos, pues, se acercaron a Felipe, que era de Betsaida de Galilea, y le rogaron, diciendo: Señor, quisiéramos ver a Yeshúa. 12:22 Felipe fue y se lo dijo a Andrés; entonces Andrés y Felipe se lo dijeron a Yeshúa. 12:23 Yeshúa les respondió diciendo: Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea glorificado. 12:24 De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto. 12:25 El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará. 12:26 Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará.

INTRODUCCIÓN: Quisiera hacerle una simple pregunta: ¿Desea usted lo mejor de Di-os para su vida? ¿Espera convertirse en la persona que Él quiso que fuera cuando le creó, con la capacidad de lograr todo lo que el Eterno ha planeado?

Es muy probable que su respuesta sea afirmativa a ambas preguntas. Pero, ¿está dispuesto a que el Elohim haga lo que sea para que usted someta totalmente su vida a Él?

Esta tercera pregunta muchas veces no recibe un rotundo “sí”.

Sin embargo, para que podamos disfrutar de lo mejor de las bendiciones de Di-os y llegar a ser las personas que él quiere que seamos, tenemos que rendirle nuestra voluntad. Permítame ser el primero en reconocer que esto no es fácil.

Todos tenemos ciertos deseos y hábitos que, simplemente, no queremos dejar. El pasaje de hoy nos enseña que morir a nosotros mismos es necesario para poder vivir realmente para Di-os.

Como es de esperarse, eso es inevitablemente doloroso. Sería mucho más fácil si pudiéramos tomar la decisión de renunciar a nuestra terca voluntad.

CONCLUSIÓN: Pero, de acuerdo a la Palabra de HaShem, cuando nos convertimos en creyentes seguimos manteniendo patrones de conducta pecaminosos que pueden estar muy arraigados.

Di-os tiene que permitir muchas dificultades en nuestras vidas, para quebrantar las tendencias de nuestra mala inclinación, la vieja “carne”. Solo entonces podremos rendir nuestro corazón al Shaddai Todopoderoso sin reservas.

Aunque es difícil de entenderlo, nuestro Abba Kadosh/Padre Santo permite el dolor debido a su gran amor. Así como un padre no quiere que su hijo pase calamidades y sufra, Di-os no disfruta con nuestras dificultades.

 REFLEXIÓN: Pero desea tanto que tengamos una vida plena en Mashiaj, que permite que las dificultades nos moldeen.