Francisco Javier Blog

Sólo otro weblog de WordPress.com

Archivo para Conciencia

EL ROL DE NUESTRA CONCIENCIA

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER

(COSTA RICA)

EL ROL DE NUESTRA CONCIENCIA

Leer: 1ª.Timoteo 1.18/20 – 1:18 Este mandamiento, hijo Timoteo, te encargo, para que conforme a las profecías que se hicieron antes en cuanto a ti, milites por ellas la buena milicia, 1:19 manteniendo la fe y buena conciencia, desechando la cual naufragaron en cuanto a la fe algunos, 1:20 de los cuales son Himeneo y Alejandro, a quienes entregué a Satanás para que aprendan a no blasfemar.

INTRODUCCIÓN: Di-os ha dado a cada persona una conciencia, que es como un radar que envía señales de alerta cuando una conducta o decisión puede ser perjudicial. Esto hace posible que las personas distingan entre lo moralmente bueno o malo, especialmente en lo que se aplica a sus propias vidas. Cuando ignoramos la conciencia, lo hacemos a nuestra propia cuenta y riesgo.

En un creyente, la conciencia es una herramienta de la Ruáj Ha Kodesh/El Espíritu Santo. Él la programa con los principios de la Palabra de Di-os, y la agudiza para que responda con rapidez.

Aun así, el único propósito de nuestro radar es enviar una señal; lo que suceda después dependerá de nosotros. Podemos ignorar la advertencia, o detenernos para escuchar lo que dice la Ruáj/el Espíritu sobre la situación. La Ruáj Ha Kodesh/El Espíritu Santo revela la voluntad de Di-os y nos recuerda sus principios, para que podamos tomar una decisión sabia.

CONCLUSIÒN: La carta del Shaliaj Shaúl a Timoteo habla de personas que habían rechazado la guía de Di-os en sus vidas; no habían hecho caso de la alarma de su conciencia (1ª.Timoteo. 1.19). El resultado fue el naufragio de su fe.

Si en el radar aparece algo que hable de desobedecer a Dio-s, tenemos que rechazar esa acción. De lo contrario, el dispositivo de detección se dañará y no funcionará bien. Si seguimos haciendo caso omiso de las alarmas, éstas finalmente dejaran de ser percibidas.

Es inevitable naufragar cuando el creyente no hace caso a su conciencia, y racionaliza o defiende la desobediencia.

REFLEXIÓN: Es mucho mejor que mantenerse en manos del gran capitán de nuestra alma, HaShem. Su Ruáj Ha Kodesh/Espíritu Santo nos guiará de la manera correcta.

Anuncios

¿PUEDE USTED CONFIAR EN SU CONCIENCIA?

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER

(COSTA RICA)

¿PUEDE USTED CONFIAR EN SU CONCIENCIA?

Leer: 1ª.Timoteo 1.5/7 – 1:5 Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida,  1:6 de las cuales cosas desviándose algunos, se apartaron a vana palabrería, 1:7 queriendo ser doctores de la ley, sin entender ni lo que hablan ni lo que afirman. 

INTRODUCCIÓN: “Deje que su conciencia sea su guía”. Esta pizca de saber popular parece tener sentido, ya que nuestra conciencia está hecha para ayudarnos a discernir el bien del mal. Sin embargo, no se puede confiar siempre en el radar interno como guía; ése es el caso de los no creyentes, que no tienen el Espíritu Santo para que les indique la verdad y les guíe a tomar decisiones atinadas.

Y aunque los creyentes tenemos a la Ruáj de Elohim/ El Espíritu de Di-os morando en nosotros, debemos tener cuidado de no albergar pecado, ya que esto puede interferir con la manera de funcionar del sensor de nuestra moralidad.

Una conciencia digna de confianza es la programada con enseñanza bíblica. Los creyentes construyen un sistema de radar espiritual firme y sensible al aplicar la verdad de HaShem a sus vidas. Toman la resolución de pensar y actuar de maneras que honran y agradan al Eterno. Entonces, cuando aparezcan pensamientos o alternativas pecaminosas en ese radar, éste enviará una advertencia clara.

CONCLUSIÓN: La persona con una conciencia confiable tiene el deseo sincero de obedecer a Di-os. No se conforma con lo que parecer estar o verse bien, sino que busca la voluntad del Abba Kadosh. Es decir, no se basa únicamente en su conciencia, sino que incorpora todas las herramientas de la Ruáj Ha Kodesh/El Espíritu Santo a su vida diaria: la Biblia y la oración.

La conciencia no es nuestra guía; es una herramienta del Guía. La Ruáj Ha Kodesh/El Espíritu Santo no solo nos convence de pecado, sino que también trae a la mente los principios divinos, y nos lleva por el camino recto.

REFLEXIÓN: Él usa diversos instrumentos para conformarnos a la semejanza de Mashiaj (Romanos 8.29).