Francisco Javier Blog

Sólo otro weblog de WordPress.com

Archivo para Celestial

¿CÓMO ESPERAR LA RESPUESTA A NUESTRA ORACIÓN?

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

¿CÓMO ESPERAR LA RESPUESTA A NUESTRA ORACIÓN?

Leer: Salmo/Tehilim 33.20/22 –  33:20 Nuestra alma espera a HaShem;

Nuestra ayuda y nuestro escudo es él.33:21 Por tanto, en él se alegrará nuestro corazón, Porque en su santo nombre hemos confiado.33:22 Sea tu misericordia, oh HaShem, sobre nosotros, Según esperamos en ti.

 

INTRODUCCIÓN: La Biblia enseña claramente que nuestro Padre Celestial escucha y responde la oración. Sin embargo, todos tenemos momentos en los que, aunque le pedimos a Di-os que actúe de inmediato, no lo hace.

¿Cuáles son algunas de las razones?

A veces, el Elohim Eterno ve que nuestra atención está mal dirigida. Nuestra relación con él debe tener prioridad sobre cualquier asunto terrenal (Marcos/Meir 12.30). Pero la mente y la oración pueden estar tan concentradas en la necesidad, que nuestra mirada se aparta de Él.

Di-os puede demorar su respuesta hasta que nos reenfoquemos en Él.

En otras situaciones, Di-os se tarda porque el momento no es el adecuado para conceder nuestra petición.

También hay tiempos en los que el Shaddai Todopoderoso quiere ensanchar y desarrollar nuestra fe. Una de las maneras de lograrlo es hacernos estar a la expectativa de su respuesta.

La Ruáj Ha Kodesh/El Espíritu Santo obrará en esos tiempos de espera para madurarnos y producir el fruto de la santidad (Gálatas 5.22/23).

CONCLUSIÓN: Otras razones son la motivación equivocada al pedir (Santiago 4.3) y la práctica de un pecado constante. Ninguno de nosotros da la talla cuando se trata del patrón de santidad de Di-os, pero hay quienes persisten en un estilo de vida de desobediencia.

HaShem puede demorar su respuesta para poder impulsarlos a confesar sus pecados y volverse a él.

REFLEXIÓN: Esperar en HaShem no resulta fácil, pues la fe y la confianza son necesarias (He 11.1). Si la respuesta de Di-os a su petición tarda, verifique que:

1) Sí verdaderamente su enfoque esté puesto en Él.

2) Sí su motivación para pedir honra a Di-os.

3) Sí usted no está practicando un pecado constante.

Anuncios

DADORES GENEROSOS

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

DADORES GENEROSOS

Leer: 2ª.Corintios 9.6/8 – 6 Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra abundantemente, abundantemente también segará. 7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por obligación, porque Di-os ama al dador alegre. 8 Y poderoso es Di-os para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra.

INTRODUCCIÓN: Nuestro Abba Kadosh/Padre Santo ha sido generoso con nosotros en todo. Él nos formó en el vientre de nuestra madre y nos dio vida (“Porque Tú formaste mis extrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre” Salmo/Tehilim 139.13). Creó al mundo en que vivimos, el aire que respiramos, el agua que bebemos, el alimento que comemos. Él ha dado estos regalos a todas las generaciones, y no nos ha negado nada a pesar de nuestras iniquidades (“Pues haciendo esto llegaréis a ser hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir Su sol sobre buenos y malos y hace caer Su lluvia sobre justos e injustos” Mateo/Mattityahú 5.45).

Cuando fuimos salvos, recibimos más regalos: el perdón de los pecados, la vida eterna, la adopción en la familia de Di-os, y un hogar celestial. No merecíamos ninguna de estas cosas, ni podíamos ganarlas. Las han recibido por pura gracia todos los que creen en el Adoní Yeshúa como su Salvador personal. Otro regalo importante es la Ruáj Ha Kodesh/el Espíritu Santo, quien mora en nosotros, dándonos conocimiento, guía y consuelo.

Hemos recibo tanto gratuitamente, pero nos resulta difícil ser generosos. Nuestra naturaleza egoísta quiere aferrarse a todo lo que tenemos, la verdad es que Elohim nos manda a hacer Tzedaká: Caridad, tener empatía con aquél que no tiene. ¿Se hace esto hoy día?

Para convertirnos en dadores generosos, recordemos estas verdades. Estamos:

  • Dando a Di-os la oportunidad de bendecirnos cuando compartimos con los demás.
  • Extendiendo la obra de Di-os por medio de nuestro apoyo a Israel, a su Toráh, a nuestras congregaciones/keilá, y a nuestro prójimo.
  • Honrando a nuestro Abba Kadosh/Padre Santo cuando cumplimos y obedecemos su mandato de dar tzedaká: caridad.
  • Imitando a nuestro Rebe Ha Kodesh: Yeshúa Ben Yosef cuando damos abnegadamente, así como su ministerio ayudaba a los pobres.

CONCLUSIÓN: Ser generoso requiere tener un corazón que ame a HaShem por sobre todas cosas, una voluntad sometida a Él, y una mente que desee cumplir y obedecer sus mandatos. La Ruáj Ha Kodesh/El Espíritu Santo, quien nos ayuda a vencer nuestro yo, también nos transformará en alguien que hallará placer en dar. Di-os ama al dador alegre. Nuestro mejor ejemplo de dar es nuestro Abba Kadosh y nosotros como hijos suyos debemos seguir su ejemplo.

REFLEXIÓN: Sí uno da tzedaká/caridad con displicencia (poca importancia) y con una expresión sombría, aunque  se trate de una magnifica suma de dinero, pierde el mérito de su propia obra y vida del mandato “Y no serás mezquino cuándo des” Deuteronomio/Devarím 15.10

ADQUIRIR SABIDURÍA CELESTIAL

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

ADQUIRIR SABIDURÍA CELESTIAL

Leer: Proverbios 4.20/27 – 4:20 Hijo mío, está atento a mis palabras; Inclina tu oído a mis razones. 4:21 No se aparten de tus ojos;  Guárdalas en medio de tu corazón; 4:22 Porque son vida a los que las hallan, Y medicina a todo su cuerpo. 4:23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida. 4:24 Aparta de ti la perversidad de la boca, Y aleja de ti la iniquidad de los labios. 4:25 Tus ojos miren lo recto, Y diríjanse tus párpados hacia lo que tienes delante. 4:26 Examina la senda de tus pies, Y todos tus caminos sean rectos. 4:27 No te desvíes a la derecha ni a la izquierda; Aparta tu pie del mal.  

INTRODUCCIÓN: La fuente más evidente de sabiduría divina es la Biblia. No se puede pensar en un asunto o circunstancia de la vida en los que la Palabra de Di-os calle. Sus preceptos se aplican a todas las situaciones y decisiones que enfrentamos los seres humanos.

Todos podemos recordar los tiempos cuando no respondíamos con sabiduría. Eso puede atribuirse a una de estas dos posibilidades: o no conocíamos un cierto precepto bíblico, o lo conocíamos pero decidíamos ignorarlo. Para asegurarnos de estar familiarizados con las normas de Di-os y con la importancia de obedecerlas, tenemos que profundizar en su Palabra.

Supongamos, por ejemplo, que al llegar usted a su trabajo un compañero le agrede verbalmente acusándole injustamente de un error costoso. Su carne y el mundo quisieran que usted le respondiera del mismo modo, con ira y animosidad. Pero Lucas/Hilel 6.27/29 propone una actitud diferente, como la siguiente: “¿Hay algo más que quieras decirme? Gracias por decirme cómo te sientes” (esto es una metafóra, dicho con gentileza).

El conocimiento viene de aprender los preceptos bíblicos, la sabiduría tiene que ver con su aplicación. El Elohim Eterno nos advierte que guardemos su Palabra en nuestro corazón y en nuestra mente, para que podamos obedecer sus mandatos (Salmo/Tehilim 119.11 En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra tí; Proverbios 8.33 Atended el consejo, sed sabios, y no lo menospreciéis).

CONCLUSIÓN: La sabiduría se adquiere cuando nos dedicamos al cultivo de una vida con testimonio: empapándonos de la Biblia, haciendo lo que ella dice, y observando los resultados, que son para nuestro bien, aunque las consecuencias no parezcan tan favorables. No se requieren lecciones especiales; Di-os solamente quiere un corazón obediente y un espíritu dispuesto.

REFLEXIÓN: La inteligencia es algo que se desarrolla humanamente, pero la sabiduría viene de lo alto, es Celestial.

NUESTRA TRANSFORMACIÓN

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

NUESTRA TRANSFORMACIÓN

Leer: Ezequiel 36.25/27 – 36:25 Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré. 36:26 Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. 36:27 Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra. 

INTRODUCCIÓN: Me maravilla la metamorfosis de la oruga. Un insecto baboso y erizado, que desaparece para convertirse en crisálida, y al poco tiempo surge una delicada y hermosa mariposa. Es algo maravilloso.

Nuestra transformación en el momento de la salvación es igualmente radical y milagrosa. De un corazón destinado a la muerte, pecaminoso y depravado, Di-os saca una criatura nueva que ha sido perdonada, hecha justa, y creada para tener el Espíritu de Di-os dentro de sí (2ª.Corintios 5.21 Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Di-os en él. ; Juan/Yohanán 14.17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. ).

¿Se ha preguntado usted alguna vez por qué, entonces, seguimos luchando con el pecado después de poner la fe en Yeshúa Ha Mashiaj como Salvador? ¿No deberían haber desaparecido todos los hábitos e inclinaciones de nuestro viejo corazón? La respuesta es que el término “nueva criatura” se refiere a nuestra posición en Mashiaj.

Es cierto que los creyentes son perdonados y que están eternamente seguros como hijos del Padre Celestial, pero seguimos viviendo en cuerpos carnales, y mientras estemos en la tierra habrá una batalla continua entre el espíritu y la carne.

Di-os nos transforma a lo largo de toda nuestra vida para que nos parezcamos cada vez más al Mashiaj. Su Ruáj (Espíritu) nos ayuda a combatir el pecado, y nos enseña cómo vivir. Este proceso, llamado santificación, es una peregrinación que durará hasta que seamos llamados a la patria celestial.

CONCLUSIÓN: Mientras que la salvación es un hecho que sucede una sola vez, la santificación es un proceso de toda la vida. Y aunque el Di-os Omnipotente nos ve a los creyentes como justos, todavía tenemos la capacidad de pecar.

Afortunadamente, el Espíritu de Di-os nos guía y nos da poder para ser más como Mashiaj, y si nos sometemos a Él, nuestra conducta y nuestros pensamientos cambiarán.

REFLEXIÓN: Nuestro Ietzer Hará (Mala Inclinación) debe ser vencido por obediencia y sometimiento al Elohim Eterno, así como lo hizo en las tentaciones del desierto nuestro Rebe Ha Kodesh: Yeshúa Ha Mashiaj, recuerda “Sin Santidad nadie verá a Elohim”.

SALVACIÓN & SEÑORÍO

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

SALVACIÓN Y SEÑORIO

Leer: Colosenses 2.6/10 – 2:6 Por tanto, de la manera que habéis recibido al Adoní Yeshúa andad en él; 2:7 arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias. 2:8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Mashiaj. 
2:9 Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, 
2:10 y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad.

INTRODUCCIÓN: ¿Cómo pueden las personas que han puesto su fe en Mashiaj como su Salvador vivir en rebeldía contra Di-os, con actitudes y conductas impropias?

Al fin de cuentas, cuando una persona es salva, recibe una vida nueva; la conducta y los pensamientos pecaminosos son característicos de la vieja vida (Ietzer Hará: mala inclinación).

La salvación es un acto que Di-os lleva a cabo una sola vez en la vida de cualquier persona que reconoce que Mashiaj pagó sus pecados.

Esa persona tiene, entonces, la seguridad de un lugar en el cielo. Pero, ¿sabía usted que el Di-os Todopoderoso quiere aun más que esto para nosotros?

La Biblia enseña que él nos predestinó para ser “hechos conformes a la imagen de su Hijo” (Romanos 8.29/30). Este es su propósito final. La salvación es la puerta que abre el camino a este proceso, que se lleva a cabo por la Ruáj Ha Kodesh (El Espíritu Santo) que vive en nosotros.

Esta transformación requiere el sometimiento al señorío de Mashiaj. Él pagó por nosotros con su sangre, y como ahora le pertenecemos a Di-os, El Shaddai Di-os Omnipotente tiene el derecho a gobernar nuestras vidas. En otras palabras, le recibimos como Señor en el momento de la salvación, y ahora debemos andar en él (v. 6), dejando que tenga el control total de cada decisión, acción, palabra, motivo, actitud y pensamiento. Si no lo hacemos, nuestro crecimiento espiritual se atrofiará, y sucumbiremos a un estilo de vida pecaminoso.

CONCLUSIÓN: Si usted ve poco progreso en su vida espiritual, el problema se debe probablemente a un aspecto que se está reservando para sí mismo. Solo si lo entrega a Mashiaj y deja que el Di-os Eterno sea Señor de la totalidad de su vida, será enriquecido sobremanera cuando Él cambie su carácter, su perspectiva, sus actitudes y su conducta.

REFLEXIÓN: Yeshúa es el instrumento escogido por el Padre Celestial para ser el salvador del mundo. ¿Se somete usted al señorío de Mashiaj?

UN BUEN ADMINISTRADOR

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

UN BUEN ADMINISTRADOR

Leer: Mateo/Mattityahú 25. 19/23 – 25:19 Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos. 25:20 Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos. 25:21 Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. 25:22 Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos. 25:23 Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. 

INTRODUCCIÓN: En Génesis/Bereshit 1 describe el plan del Di-os Eterno para la creación del mundo. Cada día lograba sus propósitos, y declaraba que lo que había hecho era bueno.

Nuestros planes deben estar basados en lo que Di-os quiere lograr en nuestras vidas. Esto incluye la manera en que manejamos nuestras finanzas. Nuestro Padre Celestial nos ha dado recursos materiales, y espera que los manejemos con diligencia y prudencia.

Las Sagradas Escrituras tienen muchos versículos en cuanto al dinero que nos ayudan a entender la perspectiva de HaShem, y a guiarnos al elaborar nuestros planes financieros.

No todo el mundo hace planes para el futuro. Mientras que unos planifican de antemano para un mes o dos, otros viven el día a día. Eso puede llevar a deudas muy grandes, a facturas vencidas, y a ahorros insuficientes. Di-os quiere protegernos de tales situaciones riesgosas.

Algunos ya tenemos un plan financiero que funciona bien: la educación universitaria, las vacaciones y la jubilación están cubiertas. Debemos ser prudentes para tener en cuenta las prioridades de Di-os.

De lo contrario, podemos llegar a ser demasiado protectores de lo que tenemos. Lucas/Hilel 12.16/20 habla de un rico que construyó graneros cada vez más grandes para almacenar, en vez de compartir lo que tenía, y el Di-os Eterno lo llamó necio. Desde luego que no queremos ser unos necios a los ojos de Di-os.

CONCLUSIÓN: Buscar las prioridades de Di-os en cuanto a lo que gastemos, ahorremos y demos, nos ayudará a ser buenos mayordomos en el uso prudente del dinero que le pertenece a Él. Tener un plan nos ayudará a mantener el rumbo.

REFLEXIONES: Imagine lo que pudiera lograrse si más de nosotros obedeciéramos las instrucciones de Di-os sobre el manejo del dinero, e invirtiéramos nuestros recursos en el trabajo de su reino.

LA KEILÁH: LA CONGREGACIÓN

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)
LA KEILÁH: LA CONGREGACIÓN
Leer: Efesios 1.18/23 – 1:18 alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, 1:19 y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, 1:20 la cual operó en Mashiaj, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, 1:21 sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; 1:22 y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la keilá, 1:23 la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.

INTRODUCCIÓN: La Keilá es ese grupo de personas llamadas a distinguirse del mundo por su relación con Yeshúa Ha Mashiaj. Todos los creyentes que están en el cielo y en la tierra forman un solo cuerpo: la Keilá de Yisrael y la Universal (Diáspora). Hay muchas denominaciones y enfoques en cuanto a teología, pero las congregaciones locales que constituyen el cuerpo de Mashiaj están unidas por un mensaje, una misión y un propósito comunes.

Mensaje: El triple mensaje de la Keiláh es sencillo. 1) El hombre es pecador, y no puede librarse de la culpa ni del castigo por el pecado. 2) Yeshúa Ha Mashiaj murió en la cruz para pagar nuestra deuda, fue sepultado, resucitó y ascendió al cielo para sentarse a la diestra del Padre. 3) Un día, toda persona estará delante de Di-os Padre Celestial para rendir cuenta de su vida. Los creyentes serán responsables por lo que hicieron con la verdad que conocieron, pero los incrédulos responderán por cada día que vivieron rechazando a Yeshúa.

Misión: Mateo/Mattityahú 28.19 resume lo que debe ser la búsqueda personal de cada miembro de la keilá viva: llevar el Besorot (Evangelio) a todo el mundo, y enseñar a los nuevos creyentes cómo crecer en la fe. Testificamos y hacemos discípulos compartiendo las experiencias que hemos tenido con Di-os y su Palabra.

Propósito: El propósito de la Keilá es exaltar al y glorificar a Di-os Padre Celestial, y seguir el ejemplo del Mashiaj Yeshúa.

CONCLUSIÓN: La Keilá no es un lugar para ocultarse del mundo. Nuestra misión es difundir el mensaje del evangelio en toda la creación para glorificar a Di-os. Habrá oposición y persecución peores para unos que para otros. Pero nos mantenemos unidos como un solo cuerpo, y perseveramos.