Francisco Javier Blog

Sólo otro weblog de WordPress.com

Archivo para Acción

CÓMO LAS ÁGUILAS

DESDE EL ESCRITORIO DEL PASTOR: FRANCISCO JAVIER MESÉN (COSTA RICA)

CÓMO LAS AGUILAS.

Leer: Isaías 40:9 Súbete sobre un monte alto, anunciadora de Sion; levanta fuertemente tu voz, anunciadora de Jerusalén; levántala, no temas; di a las ciudades de Judá: ¡Ved aquí al Di-os vuestro!

INTRODUCCIÓN: Eran momentos difíciles por los que estaba pasando la tribu de Judá, la inmoralidad se propagaba sin ningún control, la religión era objetos de burlas, los líderes políticos tomaban decisiones basadas en su codicia, en vez de pensar en el pueblo, ellos pensaban sólo en su propio bienestar. Asiria y los asirios se convertían en una constante amenaza para Judá, durante toda esta penosa situación el profeta Isaías con palabras de aliento está diciéndole al pueblo qué se podía volver a experimentar nuevamente la grandeza de Di-os.

¿QUÉ TENÍA QUE HACER EL PUEBLO PARA VOLVER A TENER UN ENCUENTRO CON DI-OS Y DISFRUTAR DE SUS BENDICIONES, BENEFICIOS Y SEGURIDAD?

1). Subir al Monte: Es posible qué ahorita mismo estés viviendo, cómo en los tiempos de la tribu de Judá, dónde la situación es tan dolorosa que muchos se conforman y ya no esperan una buena noticia en éstos tiempos, pero ante la situación Di-os te recuerda que Él te ayuda siempre y qué está presente en los momentos de crisis que vengan a Tú vida, Él te invita a que subas al Monte de su presencia y que busque Tú provisión espíritual y material. No importa cuán difícil sea la situación, siempre tenemos una buena noticia: Di-os está contigo.

Subir al Monte implica:

*Acción: las cosas no cambian en nuestra vida sólo para lamentarnos, subir al Monte significa: cambiar de posición, cambiar y romper con la rutina qué nos condujo a situaciones: desfavorables, hay que cambiar nuestra manera de pensar.

Efesios 4.22/24

4:22 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos,
4:23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente,
4:24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Di-os en la justicia y santidad de la verdad. Di-os desea que renovemos nuestra mente.

*Cambio: Cuándo atravesemos dificultades, resistamos a la idea de quedarnos en casa: “orando-viendo televisión” en vez de asistir a la congregación, debemos subir al Monte y eso muchas veces implica “sacarnos de nuestra zona de comodidad” subamos al monte; vamos a la Iglesia, experimentemos que la palabra de Di-os y el poder de comunión del Espíritu Santo (Ruaj Ha Kodesh) cambia nuestra situación.

*Visión: Al estar sumergidos en un problema, nuestra objetividad cambia, nuestra perspectiva de ver las cosas también cambia, a veces nos pasa lo de la gallina, ¿hasta dónde le llega la visión a la gallina? hasta su pico. A veces no miramos más allá de nuestros problemas, por eso es necesario que subas al Monte para que Tú visión sea la de un águila ¿Hasta dónde alcanza la vista de un águila?

El águila dorada es la más veloz de todas, ya que puede alcanzar en vuelo velocidades de 320 kilómetros por hora y en picada 350 kilómetros causando un impacto como de una bala. El águila puede tener una longitud de 1.90 a 2.5 metros y de largo 75 a 90 centímetros.

Un águila puede ver a su presa a 1.800 mts de altura s.n.m. (sobre nivel del mar)

El águila construye su nido aproximadamente a 3.000 metros de altura.

Job 39:27/30

39:27¿Se remonta el águila por tu mandamiento, Y pone en alto su nido?
39:28 Ella habita y mora en la peña, En la cumbre del peñasco y de la roca.
39:29 Desde allí acecha la presa; Sus ojos observan de muy lejos.
39:30 Sus polluelos chupan la sangre; Y donde hubiere cadáveres, allí está ella.

Salmo 121.1/2

121:1 Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro?
121:2 Mi socorro viene de HaShem, Que hizo los cielos y la tierra.

Tenemos que rejuvenecernos cómo el águila.

Salmo 103:5 El que sacia de bien tu boca De modo que te rejuvenezcas como el águila.

2). Un consejo de parte de Di-os: para sobreponernos al fracaso debemos cambiar también nuestro vocabulario, las palabras son herramientas poderosas para construir o destruir, Muchas veces el creyente no sabe el poder que hay al confesar, el creyente tiene una fe (Emunáh) confesional; cantamos alabanzas a Di-os, confesamos nuestros pecados a Di-os, pedimos en fe (Emunáh) reclamamos promesas de Di-os para nuestras vidas.

Levantemos con fuerza nuestra voz:

*Aceptando las promesas de Di-os; aún sí no quiero hacerlo, hágalo cantemos alabanzas cuándo nos sintamos derrotados o fracasados, debemos obedecer a Di-os incluso cuándo somos tentados a seguir nuestro propios deseos, nuestros propios impulsos carnales.

*Declara las promesas de Di-os con voz fuerte:
En lugar de decir “imposible” declara: Lucas/Hilel 18.27 El les dijo: Lo que es imposible para los hombres, es posible para Di-os.

En lugar de decir tengo miedo declara: 2ªTimoteo 1.7 Porque no nos ha dado Di-os espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

Si eres tentado declara: Filipenses 4.13 Todo lo puedo en Mashiaj que me fortalece.

Cuándo esté tentado a decir renunció y tiró la toalla, declara: Isaías 40.31 pero los que esperan al Señor tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.

CONCLUSIÓN: Las águilas ven y vuelan por encima de las cosas, para observar todo el panorama, ellas se remontan a las alturas, Di-os te invita hoy a qué seas águila y no gallina y te remontes a las alturas, que confíes en Él, sube al Monte , desde allí alza tú voz a Di-os y deja que ÉL actúe.

*Di-os no está cansado, Él no es hombre para cansarse y fatigarse y fallecer, ¡No! antes por el contrario cuándo las circunstancias te tengan fatigado sin fuerzas Él es el que te da esfuerzo y multiplica las fuerzas al qué no las tenga.

*Di-os no está escondido, en nuestras crisis muchas veces pensamos que Di-os está distante, pero muchas veces que con nuestras propias actitudes nos alejamos y nos apartamos de Di-os, pero Di-os está siempre con nosotros y a nuestro lado.

*Di-os te quiere levantar cómo un águila, renovando tus fuerzas, haciendo que levantes altura para que veas más amplio Tú horizonte.