Francisco Javier Blog

Sólo otro weblog de WordPress.com

HAMBRE & SED DE DI-OS

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER

(COSTA RICA) 

HAMBRE & SED DE DI-OS 

Leer: Salmo/Tehilim  63.1/5 – 63:1 Di-os, Di-os mío eres tú;
De madrugada te buscaré; Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, En tierra seca y árida donde no hay aguas, 63:2 Para ver tu poder y tu gloria, Así como te he mirado en el santuario. 63:3 Porque mejor es tu misericordia que la vida; Mis labios te alabarán. 63:4 Así te bendeciré en mi vida; En tu nombre alzaré mis manos. 63:5 Como de meollo y de grosura será saciada mi alma, Y con labios de júbilo te alabará mi boca
 

INTRODUCCIÓN: El Eterno nos ha dado una diversidad de apetitos, que son esenciales para nuestra supervivencia física. Pero también ha creado en nuestros corazones hambre espiritual.

David era un hombre que reconoció y sintió este anhelo por HaShem. En los salmos lo encontramos meditando, ofreciendo alabanzas, o clamando a Di-os. Su mayor gozo era estar en comunión íntima con su Abba Kadosh/Padre Santo.

El hambre y sed de Di-os es el deseo de conocer y acercarse más a Él. Lamentablemente, este anhelo está aletargado en la vida de muchos creyentes. Son salvos, pero no tienen un firme deseo de aumentar su conocimiento de Di-os.

Uno de los problemas es que nuestra sociedad está llena de todo tipo de cosas que se apoderan de nuestros intereses y afectos. Estos placeres e intereses compiten con Di-os por nuestra atención, exigiendo nuestro tiempo y esfuerzos.

CONCLUSIÓN: La buena noticia es que el anhelo de Di-os puede ser despertado si estamos dispuestos a cambiar nuestras prioridades e intereses. Aunque cultivar el deseo de HaShem  toma tiempo, el gozo que experimentaremos es duradero, y las recompensas, eternas. Usted querrá tener una relación más rica con Di-os.

De hecho, cuando su hambre y sed de Di-os se despierte, Elohim le abrirá su corazón y su mente para que tenga mayor compresión y deseo de Di-os.

Si tenemos ansias del Shaddai, Él nos dará gozo y despertará un anhelo más profundo de Él en nuestra alma. A diferencia del hambre y sed  físico, el deseo de Di-os nos satisface, pero, paradójicamente, nos deja con hambre.

REFLEXIÓN: Cuanto más satisfechos estamos con HaShem, más queremos de Él.

Anuncios

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: