Francisco Javier Blog

Sólo otro weblog de WordPress.com

CÓMO BUSCAR A DI-OS

 

 

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA) 

CÓMO BUSCAR A DI-OS 

Leer: Salmo/Tehilim 105.1/8 – 105:1 Alabad a HaShem, invocad su nombre; Dad a conocer sus obras en los pueblos. 105:2 Cantadle, cantadle salmos; Hablad de todas sus maravillas. 105:3 Gloriaos en su santo nombre; Alégrese el corazón de los que buscan a HaShem.105:4 Buscad a HaShem  y su poder; Buscad siempre su rostro. 105:5 Acordaos de las maravillas que él ha hecho, De sus prodigios y de los juicios de su boca, 105:6 Oh vosotros, descendencia de Abraham su siervo, Hijos de Jacob, sus escogidos. 105:7 El es HaShem  nuestro Di-os; En toda la tierra están sus juicios. 105:8 Se acordó para siempre de su pacto; De la palabra que mandó para mil generaciones 

INTRODUCCIÓN: Aunque en las Sagradas Escrituras nos dicen que debemos buscar al Di-os Eterno, muchos creyentes batallan con este mandato. Algunos están tan distraídos por otros intereses y responsabilidades, que Di-os es solamente una parte minúscula de sus objetivos y deseos en la vida. Cuando enfrentan su responsabilidad de buscarle, a menudo se sienten culpables, pero no saben cómo comenzar a buscarle de todo corazón.

Muchos se olvidan de darle gracias a Di-os por la comida, cuándo hay muchos con hambre, a muchos se les olvida dar gracias a Di-os al acostarse, por el día que le permitió vivir, y a otros se les olvida dar gracias al levantarse por el nuevo día que Elohim les permitió llegar.

Cuando las ansias de buscar a Di-os son mayores que nuestro interés por otras búsquedas, hacerlo se vuelve mucho más fácil. Pero el hambre por el Shaddai es un gusto que se adquiere.

Cuanto más lo busquemos, mayor será nuestra hambre. Sin embargo, si le ignoramos, el poco apetito que tengamos de Él disminuirá aun más. ¿Es ésta su experiencia?

Pídale, entonces, a HaShem que le agudice su apetito por Él, y siga adelante, haciendo el esfuerzo de buscarle, entre otras palabras que usted pueda tener hambre y sed de Di-os y de Sú presencia.

CONCLUSIÓN: Comience con la lectura de la Biblia y la oración. Aparte tiempo cada día para meditar en la Palabra de Di-os —para escuchar su voz, digerir poco a poco lo que lee, hablar con el Di-os Eterno, hacerle preguntas, y aplicar a su vida lo que aprenda. Comience a estudiar la Biblia. Algunos podrán decir: “Nunca he hecho eso”. Mi consejo es: “¡Hágalo!” Las cosas profundas de Di-os no caen simplemente en nuestro cerebro; son puestas allí por el estudio aplicado.

Buscar algo requiere tiempo y esfuerzo. ¿Invertirá usted su vida en la búsqueda del Eterno, la fuente de todo contentamiento, gozo y esperanza? ¿O irá tras lo efímero?

REFLEXIÓN: Al descuidar al Elohim Eterno, usted pierde todos los beneficios que Él promete a quienes le buscan con diligencia.

Anuncios

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: