Francisco Javier Blog

Sólo otro weblog de WordPress.com

PARA EJERCER MUY BUENA INFLUENCIA

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA) 

PARA EJERCER UNA MUY BUENA INFLUENCIA 

Leer: Mateo/Mattityahú 5.13/16 – 13 Vosotros sois la sal de Eretz Yisrael, pero si la sal pierde su espíritu, ¿cómo le sería devuelta? No será útil para nada más excepto para ser echada fuera y pisoteada por los hombres 14 Vosotros sois la luz de esta edad presente; una ciudad edificada sobre una montaña no puede esconderse. 15 Ni se enciende una lámpara para cubrirla con una cesta, sino para ser colocada bien arriba, en su propia base, para que ilumine entonces a todos los que están en casa. 16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres para que vean vuestra conducta irreprochable y tengan entonces ocasión de glorificar a vuestro Padre que está en los Cielos. 

INTRODUCCIÓN: Di-os da a todos los creyentes verdadera libertad por medio de su Hijo Yeshúa Ha Mashiaj. ¿Desaprovecha usted esa bendición, o la comparte con otros? El problema es que algunas personas están tan centradas en sus propias necesidades y deseos, que no logran ejercer influencia ni siquiera en su vecino más cercano.

Piense en la gente con la que usted se relaciona cada semana. ¿Sabe cuántos de sus vecinos están enfermos? ¿Hay personas en su congregación/Keilá que están luchando para salir adelante? ¿Sabe si alguno de sus compañeros de trabajo está pasando por dificultades? Lo más probable es que haya personas a su alrededor que necesiten ayuda. Pero cuando nos centramos en nosotros mismos limitamos nuestra capacidad de notar a esas personas, y mucho más de alcanzarlas.

El Mashiaj Yeshúa enseñó a sus discípulos/Talmidim: “Vosotros sois la sal de la tierra, pero si la sal se desvaneciese, ¿con qué será salada? No sirve para más nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres” (Mateo/Mattityahú 5.13).

CONCLUSIÓN: Para que la sal siga siendo útil, debe mantener su pureza y eficacia. Del mismo modo, debemos tratar de tener una vida santa, humilde y amorosa centrada en la voluntad del Salvador, no en la nuestra. Di-os ha preparado buenas obras para que andemos en ellas (Efesios 2.10). Nuestra tarea es decidir hacer eso. La sal es un preservante, es un purificante.

Del enfoque de nuestro corazón dependerá que tengamos o no una influencia positiva en nuestro mundo.

REFLEXIÓN: ¿Centra usted su atención en cómo hacer más para salir adelante y tener más cosas en la vida? ¿O busca las maneras de hacer más para servir a los demás?

Anuncios

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: