Francisco Javier Blog

Sólo otro weblog de WordPress.com

Archivo para julio, 2011

EL AMOR & LA GUERRA

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER

(COSTA RICA)

EL AMOR & LA GUERRA

Leer: Lucas/Hilel 5.27/31 – 5:27 Después de estas cosas salió, y vio a un publicano llamado Leví, sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. 5:28 Y dejándolo todo, se levantó y le siguió. 5:29 Y Leví le hizo gran banquete en su casa; y había mucha compañía de publicanos y de otros que estaban a la mesa con ellos. 5:30 Y los escribas y los fariseos murmuraban contra los discípulos, diciendo: ¿Por qué coméis y bebéis con publicanos y pecadores? 5:31 Respondiendo Yeshúa, les dijo: Los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. 

INTRODUCCIÓN: Un aspecto de confusión acerca de la guerra, es la clara discrepancia entre las palabras de Yeshúa y la aprobación de la guerra por parte de Di-os en el Antiguo Pacto. ¿Pueden compaginarse estas enseñanzas diferentes? ¿Cómo puede el Di-os que dijo a Israel que destruyera a los cananeos, ser el mismo que dijo por medio de Yeshúa Ha Mashiaj:: “Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen” (v. 27)?

Para aclarar esta cuestión, debemos distinguir entre las órdenes dadas a naciones, y las instrucciones dadas a personas. HaShem ha dado ciertas responsabilidades a los gobiernos. Los llama ministros de Di-os para el bien, y los ha encargado de castigar el mal (Romanos 13.4). Pero a las personas les dice: “No os venguéis vosotros mismos” (12.19).

En la guerra se mata a personas, pero esto no es lo mismo que asesinato. Un soldado en el campo de batalla cumple sus obligaciones bajo la autoridad de su gobierno (Romanos 13.1/2). El asesinato, por el contrario, es la respuesta vengativa de una persona a la ira o a los celos, y está motivada por el deseo de destruir a otra persona.

CONCLUSIÓN: Cuando los gobiernos castigan el mal, los inocentes son protegidos, pero cuando los individuos buscan su propia venganza, se destruyen a sí mismos y también a otros. En el capítulo 6 de Lucas, Yeshúa estaba hablando acerca de conflictos personales, no de guerras nacionales.

¿Nos apresuramos a dar batallas personales, pero somos lentos en afirmar el castigo del mal como nación? Algunas veces, la única manera para que un país tenga paz, es ir a la guerra, pero nunca tendremos paz interior si estamos en guerra con las personas que nos han hecho algún daño.

REFLEXIÓN: “Poned la mira en las cosas de arriba” Colosenses 3.2

Anuncios

¿QUÉ PIENSA DI-OS ACERCA DE LA GUERRA?

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER

(COSTA RICA)

¿QUÉ PIENSA DI-OS ACERCA DE LA GUERRA?

Leer: Romanos 13.1/4 – 13:1 Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Di-os, y las que hay, por Di-os han sido establecidas. 13:2 De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Di-os resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos. 13:3 Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella; 13:4 porque es servidor de Di-os para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de Di-os, vengador para castigar al que hace lo malo.

INTRODUCCIÓN: La guerra es un tema muy controversial, tanto dentro como fuera de la keilá. De manera que, quienes siguen a HaShem y al Mashiaj Yeshúa harían bien en escudriñar las Sagradas Escrituras y preguntarse: ¿Qué piensa el Elohim sobre la guerra? Para lograr tener una comprensión adecuada, debemos considerar que la guerra es una consecuencia natural del pecado.

Algunos conflictos se alimentan de intenciones siniestras, pero otros son una batalla entre el bien y el mal. Di-os aborrece el derramamiento de sangre, pero si el mal no es resistido con fuerza, los inicuos se impondrán.

El Elohim Eterno estableció el gobierno como un medio de auspiciar el bien y restringir el mal. La posición de autoridad proviene directamente de Él. Sin embargo, algunos gobernantes abusan del poder y actúan perversamente, haciendo que la guerra sea inevitable. Cuando los malos atacan, negarse a combatirlos es renunciar a la responsabilidad de proteger a los inocentes y castigar a los perversos.

CONCLUSIÓN: La Biblia ofrece evidencia de que Di-os a veces usa la guerra para lograr sus propósitos. Él ordenó a los israelitas que pelearan por la posesión de la tierra que les había prometido (Deuteronomio/Devarím 20.1-17/18 (20:1 Cuando salgas a la guerra contra tus enemigos, si vieres caballos y carros, y un pueblo más grande que tú, no tengas temor de ellos, porque HaShem tu Di-os está contigo, el cual te sacó de tierra de Egipto.) (20:17 sino que los destruirás completamente: al heteo, al amorreo, al cananeo, al ferezeo, al heveo y al jebuseo, como HaShem tu Di-os te ha mandado; 20:18 para que no os enseñen a hacer según todas sus abominaciones que ellos han hecho para sus dioses, y pequéis contra HaShem vuestro Di-os.).

También utilizó la guerra para juzgar y castigar a las naciones impías  Jeremías 25 12/14 (25:12 Y cuando sean cumplidos los setenta años, castigaré al rey de Babilonia y a aquella nación por su maldad, ha dicho HaShem, y a la tierra de los caldeos; y la convertiré en desiertos para siempre. 25:13 Y traeré sobre aquella tierra todas mis palabras que he hablado contra ella, con todo lo que está escrito en este libro, profetizado por Jeremías contra todas las naciones. 25:14 Porque también ellas serán sojuzgadas por muchas naciones y grandes reyes; y yo les pagaré conforme a sus hechos, y conforme a la obra de sus manos.) , e incluso para disciplinar a su propio pueblo. Jeremías 5.15/17 (5:15 He aquí yo traigo sobre vosotros gente de lejos, oh casa de Israel, dice HaShem; gente robusta, gente antigua, gente cuya lengua ignorarás, y no entenderás lo que hablare. 5:16 Su aljaba como sepulcro abierto, todos valientes. 5:17 Y comerá tu mies y tu pan, comerá a tus hijos y a tus hijas; comerá tus ovejas y tus vacas, comerá tus viñas y tus higueras, y a espada convertirá en nada tus ciudades fortificadas en que confías.)

Al pensar en este tema, recuerde que el propósito de Di-os es la destrucción de la maldad, no de las personas.

REFLEXIÓN: En la batalla final, HaShem y Su Mashiaj derrotarán el pecado y la muerte, cesarán las guerras, y reinará la justicia (Apocalipsis 19.11/1619 – 11 Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea.
19:12 Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo.
19:13 Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS. 19:14 Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos. 19:15 De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Di-os Todopoderoso.
19:16 Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.). Hasta ese día, estaremos en la tierra para hacer nuestra parte en la derrota del mal.

EL ROL DE NUESTRA CONCIENCIA

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER

(COSTA RICA)

EL ROL DE NUESTRA CONCIENCIA

Leer: 1ª.Timoteo 1.18/20 – 1:18 Este mandamiento, hijo Timoteo, te encargo, para que conforme a las profecías que se hicieron antes en cuanto a ti, milites por ellas la buena milicia, 1:19 manteniendo la fe y buena conciencia, desechando la cual naufragaron en cuanto a la fe algunos, 1:20 de los cuales son Himeneo y Alejandro, a quienes entregué a Satanás para que aprendan a no blasfemar.

INTRODUCCIÓN: Di-os ha dado a cada persona una conciencia, que es como un radar que envía señales de alerta cuando una conducta o decisión puede ser perjudicial. Esto hace posible que las personas distingan entre lo moralmente bueno o malo, especialmente en lo que se aplica a sus propias vidas. Cuando ignoramos la conciencia, lo hacemos a nuestra propia cuenta y riesgo.

En un creyente, la conciencia es una herramienta de la Ruáj Ha Kodesh/El Espíritu Santo. Él la programa con los principios de la Palabra de Di-os, y la agudiza para que responda con rapidez.

Aun así, el único propósito de nuestro radar es enviar una señal; lo que suceda después dependerá de nosotros. Podemos ignorar la advertencia, o detenernos para escuchar lo que dice la Ruáj/el Espíritu sobre la situación. La Ruáj Ha Kodesh/El Espíritu Santo revela la voluntad de Di-os y nos recuerda sus principios, para que podamos tomar una decisión sabia.

CONCLUSIÒN: La carta del Shaliaj Shaúl a Timoteo habla de personas que habían rechazado la guía de Di-os en sus vidas; no habían hecho caso de la alarma de su conciencia (1ª.Timoteo. 1.19). El resultado fue el naufragio de su fe.

Si en el radar aparece algo que hable de desobedecer a Dio-s, tenemos que rechazar esa acción. De lo contrario, el dispositivo de detección se dañará y no funcionará bien. Si seguimos haciendo caso omiso de las alarmas, éstas finalmente dejaran de ser percibidas.

Es inevitable naufragar cuando el creyente no hace caso a su conciencia, y racionaliza o defiende la desobediencia.

REFLEXIÓN: Es mucho mejor que mantenerse en manos del gran capitán de nuestra alma, HaShem. Su Ruáj Ha Kodesh/Espíritu Santo nos guiará de la manera correcta.

¿PUEDE USTED CONFIAR EN SU CONCIENCIA?

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER

(COSTA RICA)

¿PUEDE USTED CONFIAR EN SU CONCIENCIA?

Leer: 1ª.Timoteo 1.5/7 – 1:5 Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida,  1:6 de las cuales cosas desviándose algunos, se apartaron a vana palabrería, 1:7 queriendo ser doctores de la ley, sin entender ni lo que hablan ni lo que afirman. 

INTRODUCCIÓN: “Deje que su conciencia sea su guía”. Esta pizca de saber popular parece tener sentido, ya que nuestra conciencia está hecha para ayudarnos a discernir el bien del mal. Sin embargo, no se puede confiar siempre en el radar interno como guía; ése es el caso de los no creyentes, que no tienen el Espíritu Santo para que les indique la verdad y les guíe a tomar decisiones atinadas.

Y aunque los creyentes tenemos a la Ruáj de Elohim/ El Espíritu de Di-os morando en nosotros, debemos tener cuidado de no albergar pecado, ya que esto puede interferir con la manera de funcionar del sensor de nuestra moralidad.

Una conciencia digna de confianza es la programada con enseñanza bíblica. Los creyentes construyen un sistema de radar espiritual firme y sensible al aplicar la verdad de HaShem a sus vidas. Toman la resolución de pensar y actuar de maneras que honran y agradan al Eterno. Entonces, cuando aparezcan pensamientos o alternativas pecaminosas en ese radar, éste enviará una advertencia clara.

CONCLUSIÓN: La persona con una conciencia confiable tiene el deseo sincero de obedecer a Di-os. No se conforma con lo que parecer estar o verse bien, sino que busca la voluntad del Abba Kadosh. Es decir, no se basa únicamente en su conciencia, sino que incorpora todas las herramientas de la Ruáj Ha Kodesh/El Espíritu Santo a su vida diaria: la Biblia y la oración.

La conciencia no es nuestra guía; es una herramienta del Guía. La Ruáj Ha Kodesh/El Espíritu Santo no solo nos convence de pecado, sino que también trae a la mente los principios divinos, y nos lleva por el camino recto.

REFLEXIÓN: Él usa diversos instrumentos para conformarnos a la semejanza de Mashiaj (Romanos 8.29).

UN CORAZÓN LIMPIO

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA) 

UN CORAZÓN LIMPIO 

Leer: Salmo/Tehilim 119.9/11 – 119:9 ¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra.119:10 Con todo mi corazón te he buscado; No me dejes desviarme de tus mandamientos.119:11 En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra ti. 

INTRODUCCIÓN: Lograr nuestro máximo potencial comienza con un corazón limpio que ame a Di-os y desee obedecerle. Sin embargo, todos hemos nacido con la inclinación a apartarnos de Di-os. Jeremías 17.9 dice que el corazón es engañoso y perverso.

La salvación nos ha cambiado el corazón y la vida. La muerte de Yeshúa Ben Yosef en la cruz pagó el castigo por nuestro pecado, y destruyó su poder sobre nosotros.

Al recibir a Yeshúa Ha Mashiaj como Salvador, cada uno de nosotros se convirtió en una nueva creación, con un corazón sensible a la dirección de la Ruáj Ha Kodesh/El Espíritu Santo, y una mente que desea intensamente conocer mejor al Abba Kadosh/Padre Santo.

También recibimos el poder de la Ruáj Ha Kodesh/El Espíritu Santo para negarnos a nuestros deseos egoístas y obedecer a HaShem. Con el corazón limpio, podemos comenzar a darnos cuenta de las capacidades que nos ha dado el Elohim Eterno.

La mejor manera de mantener el corazón limpio, es meditar en la Biblia. Ella actúa como un espejo en el que nos vemos como Di-os nos ve.

Por medio de ella, descubrimos los aspectos en los que hemos sido fieles, y en los que no. Expresar arrepentimiento sincero nos limpia y nos concede el perdón de Di-os (1ª.Juan 1.9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.).

CONCLUSIÓN: El corazón dirige nuestra mente, voluntad y emociones. Si nos esforzamos por mantenerlo puro, nos será más fácil discernir el plan del Eterno Baruj Hu, someter nuestra voluntad a la suya, y obedecerle.

Para llegar a ser la persona que Di-os quiere que seamos, es necesario relacionarnos con Él y desear obedecer su Palabra. Aparte del Mashiaj Yeshúa, no podemos lograr nada de valor duradero (Juan/Yohanán 15.5 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.).

REFLEXIÓN: Cooperar con la obra transformadora de la Ruáj Ha Kodesh/El Espíritu Santo nos ayudará a mantener el corazón limpio.

EL PODER DE LA PACIENCIA

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA) 

EL PODER DE LA PACIENCIA 

Leer: Hebreos 6.9/15 – 6:9 Pero en cuanto a vosotros, oh amados, estamos persuadidos de cosas mejores, y que pertenecen a la salvación, aunque hablamos así. 6:10 Porque Di-os no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún. 6:11 Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin, para plena certeza de la esperanza, 6:12 a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas. 6:13 Porque cuando Di-os hizo la promesa a Abraham, no pudiendo jurar por otro mayor, juró por sí mismo, 6:14 diciendo: De cierto te bendeciré con abundancia y te multiplicaré grandemente. 6:15 Y habiendo esperado con paciencia, alcanzó la promesa.  

INTRODUCCIÓN: Imagine que usted está esperando en una fila que no se ha movido por diez minutos. Muchos de nosotros nos sentiríamos frustrados, pues vivimos en una generación que espera resultados inmediatos.

Todo el mundo lucha con un cierto grado de impaciencia. Nacimos con esta característica; pensemos en el bebé que quiere su leche a medianoche. Su reacción innata es llorar al primer indicio de incomodidad hasta que tenga satisfecha su necesidad. Nuestra vieja naturaleza “carnal” hace que esto sea una batalla continua para la mayoría de las personas, pero que bien vale la pena enfrentar.

Veamos la definición bíblica de paciencia. Puede significar perseverancia y no rendirse bajo la presión. Ella se revela cuando estamos dispuestos a esperar. En otras palabras, aceptamos las situaciones difíciles sin fijarle plazos a Di-os. Además, paciencia es aceptar lo que el Elohim da en su tiempo, o lo que Él decide no dar. El resultado de esta cualidad es la paz interior y la ausencia de estrés.

Mientras tanto, debemos orar, obedecer, y perseverar mientras buscamos la dirección de Di-os. El peligro de la impaciencia es que podemos perder el plan perfecto del Shaddai Todopoderoso y su bendición. Sólo cuando confiamos en la voluntad y en el tiempo de Di-os, podemos descansar con sosiego.

CONCLUSIÓN: ¿Qué está causando su estrés? Examine bien si está tomando las cosas en sus manos, o si está dejando las circunstancias al Di-os Todopoderoso. Escuche lo que dice Salmo/Tehilim 37.7: “Guarda silencio ante HaShem, y espera en él”.

REFLEXIÓN: Busque su dirección y su tiempo. Cualquier otra cosa puede ser destructiva.

CUÁNDO LA FE VACILA

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA) 

CUÁNDO LA EMUNÁH VACILA 

Leer: Santiago 1.5/8 – 5 Y si alguno carece de sabiduría para comprender esto, pídala a Di-os, dador de todos con abundancia y sin reproches, y le será concedida. 6 pero pida con emunah sin dudar para nada; porque el que duda es semejante a una ola del mar que es llevada y zarandeada por el viento. 7 Ni siquiera se imagine tal hombre que siendo inestable, por vivir con dos almas en todo su estilo de vida. 8 que recibirá cosa alguna del Eterno. 

INTRODUCCIÓN: Si creemos que Di-os es quien Él dice ser, y que hará lo que ha prometido, ¿por qué vacilamos en nuestras oraciones? En vez de ejercer una fe audaz, venimos a HaShem “con la esperanza” de que nos escuchará y responderá nuestras peticiones, pero sin la confianza de que lo hará. Con esta manera de pensar no podemos esperar recibir nada de Él.

Una razón por la que somos tan propensos a dudar, es que no somos capaces de ver a Di-os obrando en nuestras circunstancias. Le pedimos, y no pasó nada. Pero el Eterno no es un mozo de hotel que salta a hacer lo que le pedimos. Él ve el pasado, el presente y el futuro, y sabe el momento adecuado para cada respuesta.

Su mano ya está en acción en beneficio nuestro, disponiendo las situaciones para llevar a cabo su voluntad, abrir los corazones, y prepararnos para recibir lo que Él quiere dar.

Otro motivo de incertidumbre es la ignorancia. Si no conocemos los caminos del Elohim, nos sentiremos decepcionados por su respuesta. Muy a menudo nuestras oraciones están acompañadas de expectativas de cómo va Él a actuar.

CONCLUSIÓN: Por eso, cuando Él no interviene de acuerdo con nuestro plan o con el método que esperábamos, comenzamos a dudar. Pero poner nuestra fe en nuestro Abba Kadosh y confiar en sus caminos buenos y perfectos nos da estabilidad mientras esperamos su respuesta.

Para vencer las dudas dedique tiempo para aprender los principios y los caminos de Di-os. Entonces comenzará a entender lo que Él quiere lograr en su vida.

REFLEXIÓN: Examine su pasado desde una perspectiva bíblica; su fe crecerá cuando vea las maneras inesperadas como el Shaddai respondió sus oraciones.