Francisco Javier Blog

Sólo otro weblog de WordPress.com

ESPERAR EN DI-OS

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA) 

ESPERAR EN DI-OS 

Leer: Salmo/Tehilim 37.1/9 – 37:1 No te impacientes a causa de los malignos, Ni tengas envidia de los que hacen iniquidad. 37:2 Porque como hierba serán pronto cortados, Y como la hierba verde se secarán.
37:3 Confía en HaShem, y haz el bien; Y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad. 37:4 Deléitate asimismo en HaShem, Y él te concederá las peticiones de tu corazón. 37:5 Encomienda a HaShem tu camino, Y confía en él; y él hará. 37:6 Exhibirá tu justicia como la luz,
Y tu derecho como el mediodía. 37:7 Guarda silencio ante HaShem, y espera en él. No te alteres con motivo del que prospera en su camino,
Por el hombre que hace maldades. 37:8 Deja la ira, y desecha el enojo;
No te excites en manera alguna a hacer lo malo. 37:9 Porque los malignos serán destruidos, Pero los que esperan en HaShem, ellos heredarán la tierra.

 

INTRODUCCIÓN: Esperar en Di-os muchas veces no es fácil, es una disciplina espiritual importante en nuestro caminar de fe. La vida del rey David nos enseña el valor de obedecer el plan de HaShem, y el peligro de adelantarnos a Él.

Cuando David era un joven pastor de ovejas, el Naví Shmuél/el profeta Samuel lo ungió como el próximo rey de Israel. Sin embargo, no se convirtió en su gobernante durante muchos años.

Esperar que el Di-os Eterno lo pusiera en el trono se hizo más difícil, porque el rey en vigor, Shaúl/Saúl, se volvió en contra de David, y en varias ocasiones trató de asesinarlo.

Pese a la oportunidad que tuvo de tomar el asunto en sus propias manos y matar a su enemigo, David se contuvo. Tampoco permitió que nadie atacara a Saúl (1°Samuel 24.1/7). Esperó en Di-os, y fue muy bendecido por su obediencia.

El rey David supo también lo que era seguir adelante sin el Shaddai Todopoderoso. Un año decidió no unirse a sus tropas en la batalla, aunque la guerra era uno de sus deberes (2°Samuel 11.1).

CONCLUSIÓN: Durante el tiempo que se quedó en casa, se fijó en Betsabé, la esposa de Urías, y la codició. Actuando de conformidad con sus deseos, engendró un hijo con ella, mandó a matar a Urías, se convirtió en asesino y luego trató de ocultar su pecado. ¡Vaya el desastre que hizo de su vida! En vez de obedecer el plan de Di-os y ser bendecido, experimentó el castigo divino y mucho dolor.

Como creyentes, queremos obedecer al Elohim Eterno, pero puede haber situaciones en las que un deseo intenso nos impulse hacia adelante sin esperar su dirección.

REFLEXIÓN: Al igual que David, experimentaremos las bendiciones de la obediencia, o el dolor de la desobediencia, esto está en nuestras manos.

Anuncios

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: