Francisco Javier Blog

Sólo otro weblog de WordPress.com

¿EL POR QUÉ ORAMOS?

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

¿EL POR QUÉ ORAMOS?

Leer: Salmo/Tehilim 103.19/22 – 19 El  Eterno estableció Su trono en los cielos, y Su reino gobierna a todos (los pueblos) 20 Bendecid al Eterno, oh ángeles Suyos, poderosos en fuerza, que cumplen Su palabra, escuchando la voz de Su palabra. 21 Bendecid al Eterno, oh ejércitos Suyos, ministros Suyos, que hacéis Su voluntad. 22 Bendigan al Eterno todas Sus obras, en todos los lugares de Su dominio. Bendice al Eterno, oh alma mía.

INTRODUCCIÓN: El saber que Di-os es al Amo, Creador y Soberano genera algunas preguntas sobre la naturaleza de la oración. Específicamente, muchas personas me han preguntado: “Si el Eterno tiene el control, ¿por qué espera que oremos?”

La oración nos permite cooperar con lo que Di-os se ha propuesto realizar. Él desea involucrar a los creyentes en la obra que está haciendo en el mundo y en las vidas de las personas. No hay ni un solo versículo de la Biblia que apoye la idea de que debemos estar descansando mientras el Shaddai Todopoderoso hace todas las cosas por su buena voluntad. De hecho, dice todo lo contrario.

En Juan/Yohanán 17.11, Yeshúa le pidió al Padre que protegiera a los discípulos por el poder de su nombre. ¿Pensaba Él que podía perder su salvación, o alejarse de su compromiso? De ninguna manera.

Yeshúa era un tzadik en carne y huesos. Él sabía exactamente lo que sucedería —cómo estos hombres difundirían el evangelio y se mantendrían fieles hasta la muerte. Yeshúa estaba tomando parte en el plan del Padre para sus seguidores al interceder por ellos.

Di-os puede, sin duda, construir su reino sin la intervención o la ayuda de los creyentes. Pero una relación hace mayor la profundidad y la cercanía cuando Di-os y sus hijos comparten un mismo interés. Orar y trabajar junto a nuestro Elohim Eterno aumenta nuestra fe y fortalece nuestra confianza en su poder. Así cómo nos lo enseño nuestro Rebe Ha Kodesh.

CONCLUSIÓN: Hablar con el Todopoderoso es un privilegio. HaShem lo creó a usted para que lo ame, y para ser amado por Él. La oración es la forma como esa conexión se desarrolla. Nuestro Padre nos llama a comunicarnos con Él para poder acercarnos más a su corazón e involucrarnos en la edificación del reino.

REFLEXIÓN: Sigue usted los mismos pasos de Yeshúa Ha Mashiaj, que siempre oraba, oraba acompañado con sus discípulos, oraba con la multitud, oraba sólo, su vida misma era de íntima comunión con el Abba Kadosh. Baruj Hu.

Anuncios

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: