Francisco Javier Blog

Sólo otro weblog de WordPress.com

Archivo para abril, 2011

ESCUCHAR CON UN PROPÓSITO LA PALABRA DE HASHEM

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

ESCUCHAR CON UN PROPÓSITO LA PALABRA DE HASHEM

Leer: 1ºSamuel 3.1/10 –  1 El joven Samuel ministraba a HaShem en presencia de Elí; y la palabra de HaShem escaseaba en aquellos días; no había visión con frecuencia. 2 Y aconteció un día, que estando Elí acostado en su aposento, cuando sus ojos comenzaban a oscurecerse de modo que no podía ver, 3 Samuel estaba durmiendo en el templo de HaShem, donde estaba el arca de Di-os; y antes que la lámpara de Di-os fuese apagada, 4 HaShem llamó a Samuel; y él respondió: Heme aquí. 5 Y corriendo luego a Elí, dijo: Heme aquí, ¿Para qué me llamaste? Y Elí le dijo: Yo no he llamado; vuelve y acuéstate. Y él se volvió y se acostó. 6 Y HaShem volvió a llamar otra vez a Samuel. Y levantándose Samuel, vino a Elí y dijo: Heme aquí; ¿para qué me has llamado? Y él dijo: Hijo mío, yo no he llamado; vuelve y acuéstate. 7 Y Samuel no había conocido aún a HaShem, ni la palabra de HaShem le había sido revelada. 8 HaShem, pues, llamó la tercera vez a Samuel. Y él se levantó y vino a Elí, y dijo: Heme aquí; ¿para qué me has llamado? Entonces entendió Elí que HaShem llamaba al joven. 9 Y dijo Elí a Samuel: Ve y acuéstate; y si te llamare, dirás: Habla, HaShem, porque tu siervo oye. Así se fue Samuel, y se acostó en su lugar. 10 Y vino HaShem y se paró, y llamó como las otras veces: ¡Samuel, Samuel! Entonces Samuel dijo: Habla, porque tu siervo oye.

INTRODUCCIÓN: Ayer hablamos de escuchar la Palabra con interés y atención. Ahora, pensemos en acercarnos a la Biblia con propósito, expectación y oración.

Los creyentes estudian las Sagradas Escrituras no solo individual sino también colectivamente para saber más de Di-os, y sus caminos.

Pero detrás de este sencillo concepto hay un gran desafío. Reunir conocimiento bíblico con propósito significa proponernos de corazón obedecer lo que escuchamos (“Enséñame, oh HaShem, el camino de tus estatutos, Y lo guardaré hasta el fin.” Salmo/Tehilim 119.33).

Y hacerlo con expectación significa que creemos que HaShem nos hablará específicamente (Muéstrame, oh HaShem, tus caminos; Enséñame tus sendas.” Salmo/Tehilim 25.4).

Las clases de las Parashót, las investigaciones y los tiempos de recogimiento privados, son cosas que debemos esperar con interés.

Di-os usa todo esto para edificarnos, fortalecernos y consolarnos; escuchar al Elohim realmente vale la pena. Y la obediencia es la única respuesta adecuada a esta clase de atención personal.

Acercarnos devotamente a la lectura de la Biblia prepara nuestros corazones para escuchar bien, e introduce una actitud de propósito y deseo vehemente.

El pasaje de hoy nos cuenta la historia del primer encuentro del joven Shmuel/Samuel con Di-os. El sacerdote Elí le da al muchacho un valioso consejo: que cuando HaShem le llame, diga: “Habla, HaShem, porque tu siervo oye” (v. 9). Diga en oración estas sencillas palabras con convicción antes de abrir su Biblia, y escuchará a Di-os más claramente.

CONCLUSIÓN: Si quiere ver cómo trabaja Di-os en su vida, venga a la Biblia con una actitud devota, expectante y llena de propósito. El enlutado será consolado. El cansado tendrá fuerzas. Quienes admitan su pecado se arrepentirán y conocerán la paz. Todos sentirán gozo.

REFLEXIÓN: Reconozca el regalo tan grande que es la Palabra de Di-os.

Anuncios

CÓMO ESCUCHAR LA PALABRA DE ELOHIM

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

CÓMO ESCUCHAR LA PALABRA DE ELOHIM

Leer: Nehemías 8

INTRODUCCIÓN: Quisiera decirles que recibimos la palabra Rhema cuándo Di-os nos habla directamente a nuestro corazón. ¿Cómo es que dos personas pueden sentarse en el mismo banco de la congregación, escuchar el mismo sermón sobre la misma porción de las Sagradas Escrituras, y marcharse teniendo dos respuestas diferentes? Una está gozosa, y la otra no es tocada. Creo que la razón es que algunas personas no saben cómo escuchar la Palabra de Di-os.

Nehemías 8 es una escena estupenda del pueblo de Di-os reuniéndose para escuchar su Palabra. Recuerde que no tenían ejemplares personales de las Sagradas Escrituras para leerlas.

Durante generaciones, los hechos del Génesis hasta Deuteronomio (Toráh) eran transmitidos oralmente de padres a hijos.

Además, el pueblo había estado en cautiverio durante muchos años, esta era la primera vez que la mayoría de ellos escuchaban la Palabra leída. Imaginen su emoción al escuchar con atención lo que el Elohim Eterno les decía.

CONCLUSIÓN: Los israelitas, los judíos tenían hambre de la Palabra de Di-os. ¿Y usted? ¿Escucha con interés, y con mente y corazón expectantes? La duración del período de atención de una persona está directamente relacionada con la intensidad de su hambre de algo.

Si usted tiene ansias de saber más de HaShem, entonces su mente se fijará en lo que él le está diciendo por medio de su pastor o de su lectura personal. La verdad es que nada en el mundo es tan importante como lo que HaShem dice.

Son muchas las cosas que claman pidiendo nuestra atención, pero pocas la merecen, en realidad.

REFLEXIÓN: El Eterno es digno de nada menos que toda nuestra atención. Él quiere decir algo a cada persona. Por eso, cualquiera que escuche la Palabra de Di-os con un corazón y una mente abiertos, recibirá más de Él.

EL GRANDIOSO PLAN DE DI-OS

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

EL GRANDIOSO PLAN DE DI-OS

Leer: 1ª.Pedro 1.13/16 – 13 Por tanto, tened vuestras mentes listas para trabajar en esto, siendo sobrios, esperando cada día con perfecta fe, la gracia que os es traída cuando Yeshúa HaMashiaj sea revelado. 14 Como hijos de fe obediente, no aceptéis seguir viviendo vuestra vida esclavos del yétzer hará, esas viejas pasiones que antes teníais estando en vuestra ignorancia; 15 sino, conformándoos al ejemplo del que os llamó y que es Kadosh, sed también vosotros kadoshim en toda vuestra manera de vivir 16 porque escrito está en la Toráh: “Sed kadoshim como Yo soy Kadosh”.

INTRODUCCIÓN: Primera de Pedro 1.16 dice: “Sed santos, porque yo soy santo”. ¡Qué orden tan sobrecogedora! Pero eso es exactamente lo que el Elohim Eterno se ha comprometido a realizar en nuestras vidas —hacernos santos.
Su grandioso plan puede resumirse en una palabra: santificación.

Este es un proceso de tres etapas con el que nos aparta para sus propósitos:

*La primera etapa se produce en el momento que somos salvos. Cuando Di-os nos declara justos, nuestra posición es la de santos.

*La segunda fase es una evolución en el crecimiento, al volvernos más y más en la práctica lo que ya somos, santos. Este proceso continuará toda nuestra vida terrenal.

El Padre nos ha predestinado para ser hechos conformes a la imagen de su Hijo, y Él está trabajando continuamente para moldear nuestra conducta, carácter y manera de vivir, a la del Mashiaj Yeshúa.

Aunque Di-os es quien hace la transformación, nosotros tenemos cierta responsabilidad en el proceso. Si no cooperamos con Él, el mundo nos consumirá, y perderemos los grandes planes que Di-os tiene para nosotros.

*La tercera etapa de la santificación es nuestra perfección final, cuando tendremos santidad absoluta. En nuestra muerte física, el alma y el espíritu son liberados del pecado; y en la resurrección, nuestros cuerpos serán hechos perfectos. Seremos perfectos, sin mancha, delante de HaShem.

CONCLUSIÓN: Si pudiéramos echar un vistazo a lo que es la tercera etapa, nunca nos lamentaríamos ni nos quejaríamos por el difícil proceso de santificación que sufrimos ahora. Nuestros ojos estarían fijos en la meta, y nuestra mayor motivación sería glorificar a Di-os, sometiéndonos a HaShem a medida que nos transforma.

REFLEXIÓN: Sed Santos implica vivir una vida que agrada a Di-os, la pregunta es ¿Vive usted una vida que agrada a Di-os? ¿Quieres ser parte del Plan de Di-os o no?

REQUISITOS PARA LA KEDUSHIM/SANTIDAD

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

REQUISITOS PARA LA KEDUSHIM/SANTIDAD 

Leer: 1ª.Corintios 1.1/9 – 1 Pablo llamado a ser apóstol de Yeshúa el Mashiaj por decreto de Di-os y el hermano Sóstenes, 2 a la comunidad de Di-os que está en Corinto a los apartados del mundo en Mashiaj Yeshúa, llamados a ser apartados de la corrupción moral de esta edad presente, con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Adón de ellos y nuestro, Yeshúa el Mashiaj: 3 Shalom y gracia a vosotros, de Di-os nuestro Padre y del Adón Yeshúa el Mashiaj. 4 Gracias doy a mi Di-os siempre por vosotros, por la gracia de Di-os que os fue dada en Mashiaj Yeshúa; 5 porque en todo fuisteis enriquecidos en él, en toda palabra y en todo conocimiento espiritual; 6 así como el testimonio de Mashiaj ha sido confirmado en vosotros, 7 de tal manera que nada os falta en algún don, esperando la revelación de nuestro Adón Yeshúa el Mashiaj; 8 el cual también os mantendrá firmes  hasta el fin, para que seáis hallados irreprensibles en el día de nuestro Adón Yeshúa el Mashiaj. 9 Fiel es Di-os, por quien fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Yeshúa el Mashiaj nuestro Adón. 

INTRODUCCIÓN: Muchas personas tienen un concepto no bíblico sobre la santidad. Su idea acerca de un santo es alguien que tuvo una vida tan ejemplar, que es venerado por la iglesia, pero la Palabra de Di-os da una descripción muy diferente. La keilá de Corinto luchaba con toda clase de conductas impías, pero Shaúl/Pablo los llama “los santificados en Mashiaj Yeshúa, llamados a ser santos” (1ª.Corintios 1.2).

Santificar significa apartar del uso común para dar un uso sagrado. En la Biblia, el Eterno ha santificado días (como el día de reposo), lugares (el tabernáculo), cosas (el arca de la alianza), y personas. Un santo es simplemente una persona a quien Di-os ha apartado para sus propósitos. Eso significa que todo creyente es un santo.

Antes de que usted fuera salvo, su posición relativa para con Di-os era de enemistad (“Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Di-os por la muerte de su Amado, mucho más, estando ahora en paz con Él, tendremos por su vida, una parte en el mundo por venir”. Romanos 5.10 ). Pero en el momento que puso su fe en Yeshúa Ha Mashiaj como su Salvador personal, el Mashiaj cambió su posición y le apartó para él.

Usted nació de nuevo y es ahora es su hijo. Di-os perdonó sus pecados y le declaró justo. Un santo no es una persona perfecta, sino alguien que tiene una relación correcta con Di-os.

CONCLUSIÓN: Aunque nuestra posición de santificación no está fundada en la buena conducta, el Mashiaj espera que vivamos de una manera que le honre a él, y agrade al Eterno.

Di-os le apartó a usted para un propósito sagrado. Eso significa que usted está aquí, no para vivir como le parezca, sino para traer gloria al Eterno. Él nos llama a vivir de acuerdo con nuestra nueva posición en Mashiaj Yeshúa.

REFLEXIÓN: Rechazar esta responsabilidad de santidad es un evidente acto de ingratitud, que entristece el corazón del Mashiaj.

RESURECCIÓN

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

RESURRECCIÓN

Leer: Juan/Yohanán 20

INTRODUCCIÓN: En un lapso de tres días, los seguidores de Yeshúa Ben Yosef pasaron de una tristeza desgarradora a un jubiloso triunfo. La cruz había gritado: “Es el fin”, haciéndolos sentir desesperados e indefensos. Pero la resurrección pregonó: “Es el comienzo”, trayendo confianza y fortaleza. La nube de duda y desesperación que los había envuelto se desvaneció, y fue sustituida por una fe inquebrantable.

Cuando los discípulos/talmidim se dieron cuenta de que Yeshúa Ha Mashiaj había resucitado su esperanza cobró vida; ahora todo lo que él dijo se hizo realidad. No habían creído una mentira. Su victoria sobre la muerte fue la prueba de fuego que selló para siempre su firme convicción de que él era el Mashiaj/Mesías.

Recordamos la muerte de Yeshúa Ben Yosef en la cruz con solemnidad, y la resurrección en el poder de la Ruáj Ha Kodesh/Espíritu Santo con alabanza y canto. Todas las bendiciones de la cruz del Salvador son confirmadas por la resurrección.

Ésta demostró que el Abba Kadosh/Padre santo quedó satisfecho con el pago que hizo el Hijo de nuestros pecados. Ahora podemos saber que nuestros pecados son perdonados, y que estamos eternalmente seguros.

CONCLUSIÓN: Además, Yeshúa promete que nosotros también seremos resucitados, y que recibiremos cuerpos nuevos. La muerte física no pudo retenerlo, ni tampoco triunfará sobre nosotros. Porque él venció la tumba, nosotros tenemos la misma clase de vida que él tiene: eterna e indestructible.

Como creyentes, podemos celebrar la resurrección en Shabbat y el Domingo de Pascua con gran regocijo. Gracias a este acontecimiento, nuestras vidas han cambiado para siempre. Hemos sido transformados y recibido una vida nueva.

REFLEXIÓN: Con fe inquebrantable, confiamos en la Palabra de Elohim, porque el poder de HaShem sobre la tumba de Yeshúa Ha Mashiaj demuestra que el Eterno puede cumplir, y cumplirá cada palabra decretada en su Palabra.

UN DÍA DE REPOSO DIFERENTE

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

UN DÍA DE REPOSO DIFERENTE

Leer: Juan/Yohanán 19.31/42

INTRODUCCIÓN: Así como Yeshúa  descansó una vez en la popa de una embarcación en medio de una furiosa tormenta, también descansó en la tumba mientras que dentro de sus talmidim/discípulos rugían las tormentas.

Un día después de la muerte del Mashiaj, el temor, la duda y la tristeza deben haber entrado en un ciclo interminable en sus mentes. Debieron recordar qué sintieron al estar en un mar agitado, alimentar a miles con unos cinco panes de cebada y dos pececillos, o ver las mortajas de Lázaro apiladas sobre la tierra. Sin duda alguna, tenían sus corazones perplejos al contemplar estas cosas.

La débil fe de los discípulos no debería sorprendernos, porque para ser sinceros, vemos esto en nosotros mismos. Los “hombres de poca fe”, como los llamaba a menudo Yeshúa Ha Mashiaj, no creyeron o no recordaban las cosas que el Mashiaj había dicho de sí mismo: “Que pondría su vida y la tomaría otra vez”. De haber tenido sus seguidores estas cosas en sus corazones, ese día de reposo habría sido un tiempo de gozosa expectación.

A veces, Di-os parece ausente en nuestras vidas, pero al final sabemos que HaShem nunca nos dejará (Hebreos 13.5). Y, a diferencia de los discípulos, nunca experimentaremos la sombría perspectiva de un Salvador derrotado, ya que el Salvador del mundo es HaShem, y Yeshúa es el instrumento escogido por el Santo Bendito Sea para llegar al Abba kadosh/Padre Santo.

CONCLUSIÓN: Pero muchas veces olvidamos las promesas de Di-os. Frente a la incertidumbre, ¿con qué frecuencia nos volvemos a un creyente del “hazlo tú mismo” para solucionar nuestros problemas? O cómo dicen los católicos “ayúdate que yo te ayudaré”. (esta frase no se encuentra en ningún lugar de la Biblia)

Muy a menudo no vemos más allá de nuestras propias soluciones, cuando lo que necesitamos es el maravilloso poder en acción de la resurrección de Mashiaj, y una actitud de humildad mientras esperamos en él.

REFLEXIÓN: Si estamos dispuestos a esperar en la oscuridad de la noche, podemos descansar sabiendo que llegará la mañana.

PREPARÁNDOSE PARA LA TRAICIÓN

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA) 

PREPARÁNDOSE PARA LA TRAICIÓN 

Leer: Lucas/Hilel 22.1/13 – 1 se acercaba el moed de jag hamatzah , llamada también Pesaj: 2 y buscaban los principales de los cohanim y los soferim bajo su autoridad, cómo lo matarían, pero temían al pueblo. 3 Para este momento, hasatán entro en Yehudáh le Kiriot, que era contado entre los doce, 4 el cual fue y habló con los principales de los cohanim y los oficiales de la guardia del Templo y negoció con ellos bajo que condiciones se lo entregaría. 5 Y se arreglaron con él para darle plata, 6 y llegados a un acuerdo bajo juramento, buscaba ocasión para entregárselo sin que el pueblo estuviese presente pues lo impediría. 7 Llegó entonces el día de sacar la levadura de las casas, cuando era requerido por la Toráh presentar el korbán pesaj 8 y envió a Kéfa y a Yohanán diciendo: “Id, preparadnos pesaj para que la comamos”. 9 Y ellos le dijeron: ¿Dónde quieres que la preparemos? 10 Entonces él le dijo: “Después de entrar en la ciudad, he aquí os saldrá al encuentro un hombre que lleva un cántaro de agua. Seguidlo hasta la casa en la cual entre. 11 y decid al baal bayit: “El rabino te dice: ¿Dónde está la habitación dónde coma pesaj con mis talmidim? 12 Y él os mostrará una habitación muy amplia, en el segundo piso, ya lista para el seder, preparad allí”. 13 Entonces fueron y hallaron como les había dicho y prepararon el korbán pesaj allí.

INTRODUCCIÓN: Casi todos  nosotros hemos experimentado o hemos sido testigos, en algún momento de nuestra vida, de una traición, de un amigo o de un familiar cercano. Y ningún ejemplo en las Sagradas Escrituras ilustra más claramente que la historia de Yehudáh le Kiriot/Judas Iscariote, el dolor, la culpa y la vergüenza causados por el pecado. Yehudáh le Kiriot /Judas Iscariote tuvo el privilegio de ser escogido como uno de los Doce. Juan/Yohanán 12.6 dice que tenía bajo su responsabilidad el cuidado del dinero de los discípulos. 

Pero ese mismo versículo revela una verdad importante acerca de Yehudáh/Judas: era un ladrón. Juan/Yohanán apunta que la codicia era la debilidad de Yehudáh/Judas. Después de que Miriam ungió los pies del Mashiaj, Yehudáh/Judas se quejó, diciendo: “¿Por qué no fue este perfume vendido por trescientos denarios, y dado a los pobres?” (v. 5).

Pero el versículo que sigue aclara que solo quería el dinero para él. Uno puede asumir con seguridad que si Yehudáh/Judas había llegado al punto de robar dinero de la provisión de Yeshúa, es porque su codicia no había sido detectada. 

Ese pecado oculto era todo lo que HaSatán necesitaba para introducirse en su vida. Y una vez que el enemigo entró, el discípulo “buscaba una oportunidad” para traicionar al Maestro (Lucas/Hilel 22.6). 

1ªPedro 5.8 dice que el Satán es como un “león rugiente, buscando a quien devorar”. Y en Yehudáh/Judas, HaSatán encontró una víctima dispuesta. Y para ser sinceros, todos tenemos la tendencia natural hacia el pecado (Ietzer Hará).

CONCLUSIÓN: La comunión diaria con Di-os evita que los pecados ocultos se conviertan en problemas mayores. Si no es resistido, el “león rugiente” vendrá también por nosotros, cualquiera que sea nuestra debilidad. Pídale a HaShem que le revele cualquier pecado que necesite reconocer, y enfréntelo hoy; no permita que el pecado lo lleve por el camino de Judas.

REFLEXIÓN: Cualquier puerta abierta al Ietzer Hará: Mala Inclinación: Pecado es aprovechada por el adversario y puede causar estragos en nuestras vidas,  es mejor cerrar todos espacios que puedan estar abiertos y la mejor manera es cumpliendo y obedeciendo los mandamientos de HaShem.