Francisco Javier Blog

Sólo otro weblog de WordPress.com

Archivo para diciembre, 2010

DI-OS ES POR NOSOTROS

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

DI-OS ES POR NOSOTROS

Leer: Romanos 8.31/34 – 8:31 ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Di-os es por nosotros, ¿quién contra nosotros? 8:32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? 8:33 ¿Quién acusará a los escogidos de Di-os? Di-os es el que justifica. 8:34 ¿Quién es el que condenará? Mashiaj es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Di-os, el que también intercede por nosotros.

INTRODUCCIÓN: Habrá momentos, a lo largo de nuestra vida, en que nuestros pecados y fracasos nos harán pensar que Di-os está decepcionado o enojado con nosotros. ¿Cómo puede él amarme después de lo que hice? Si en realidad he sido perdonado, ¿por qué me siento tan culpable? En momentos así, necesitamos fijar nuestros ojos en la verdad de la Biblia, y hacer las preguntas que formula el Shaliaj Shaúl conocido cómo el apóstol Pablo en Romanos 8.

Si Di-os es por nosotros, ¿quién contra nosotros (v. 31)? Nuestro Abba Kadosh (Padre Celestial) demostró su amor para con nosotros cuando entregó a su Hijo a la muerte para salvarnos. Sin la muerte expiatoria de Yeshúa Ha Mashiaj a nuestro favor, sufriríamos la separación eterna de Di-os.

¿Quién acusará a los escogidos de Di-os (v. 33)? Ninguna acusación en contra nuestra podrá mantenerse, ya que en el momento que fuimos salvos el Di-os Eterno nos justificó. Esto significa que fuimos declarados justos, aunque estamos todavía en nuestra condición de pecadores. Nadie puede revocar este hecho para hacernos culpables otra vez. Dudar de nuestra posición libre de culpa en Mashiaj, es como decir que su expiación no fue suficiente para sepultar nuestro pecado.

CONCLUSIÓN: ¿Quién es el que condenará (v. 34)? Aunque el Yetzer Hará (Mala Inclinación) y HaSatán se enfurezca, la muerte y la resurrección de Yeshúa Ha Mashiaj son la evidencia de que fuimos reconciliados con Di-os. Mashiaj tomó nuestra condena y nos dio a cambio su justicia. Ahora él está sentado a la diestra del Padre Santo, intercediendo por nosotros, y él nos juzgará.

REFLEXIÓN: Cuando tenga dudas acerca del amor y la fidelidad del Shaddai Elohim Todopoderoso, recuerde que, la verdadera seguridad se encuentra en nuestras buenas obras, y en nuestra relación con Mashiaj, que nadie nos la puede quitar.

Anuncios

APRENDAMOS A ESCUCHAR A DI-OS

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

APRENDAMOS A ESCUCHAR A DI-OS

Leer: Salmo 81.8/16 – 81:8 Oye, pueblo mío, y te amonestaré. Israel, si me oyeres, 81:9 No habrá en ti dios ajeno, Ni te inclinarás a dios extraño. 81:10 Yo soy HaShem tu Di-os, Que te hice subir de la tierra de Egipto; Abre tu boca, y yo la llenaré. 81:11 Pero mi pueblo no oyó mi voz, E Israel no me quiso a mí. 81:12 Los dejé, por tanto, a la dureza de su corazón; Caminaron en sus propios consejos. 81:13 ¡Oh, si me hubiera oído mi pueblo, Si en mis caminos hubiera andado Israel! 81:14 En un momento habría yo derribado a sus enemigos, Y vuelto mi mano contra sus adversarios.81:15 Los que aborrecen a HaShem se le habrían sometido, Y el tiempo de ellos sería para siempre.81:16 Les sustentaría Di-os con lo mejor del trigo, Y con miel de la peña les saciaría.

INTRODUCCIÓN: Di-os nos llama claramente a escucharle, pero al igual que la nación de Israel, a veces hacemos caso omiso de su voz y nos privamos de sus bendiciones. Aprender a escuchar a HaShem es mucho más importante que aprender a hablar con Él.

Por lo general, nos resulta mucho más fácil decir rápidamente una oración, que sentarnos calladamente con nuestras Biblias esperando escuchar lo que Él quiere decirnos.

Puesto que la comunicación bidireccional es esencial en el desarrollo de una relación, ser capaces de escuchar la voz del Elohim Eterno es parte vital de la vida del creyente. A veces tenemos la idea de que, al ser salvos, le conocemos automáticamente. Pero eso no ocurre en ningún tipo de relación. De la misma manera que llegamos a conocer mejor a otra persona mediante la comunicación, conocemos más al Abba Kadosh (Padre Santo) escuchándolo y hablando con Él.

Pero no solo necesitamos oídos para escuchar su voz; debemos tener también discernimiento para entender con precisión lo que Di-os dice. Él no es el único que quiere recibir nuestra atención. La gente que nos rodea está dispuesta a darnos sus consejos; HaSatán y el Yetzer Hará susurra mentiras en nuestras mentes; y el mundo dice a gritos desde casi todos los aparatos electrónicos y medios de comunicación. Estar anclados en las Sagradas Escrituras agudiza nuestro discernimiento y nos protege del engaño.

CONCLUSIÓN: ¿Ha pensado alguna vez que al descuidar la lectura de la Palabra de Di-os lo rechaza a Él? El Di-os Eterno clama continuamente: “¡Oh, si mi pueblo me escuchara” (Salmo/Tehilim 81.13). Él está listo y dispuesto a hablar con quienes se humillan, apartan tiempo para escuchar, y responden con obediencia a cualquier cosa que él les diga.

REFLEXIÓN: ¿Has aprendido a escuchar la voz de Di-os o simplemente te dejas llevar por emociones pasajeras?

EL ELOHIM QUE HABLA

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA) 

EL ELOHIM QUE HABLA 

Leer: Hebreos 1.1/2 – 1:1 Di-os, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, 1:2 en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;  

INTRODUCCIÓN: Elohim (Di-os) ha estado hablando de diversas maneras a lo largo de la historia humana. Sus profetas fueron inspirados por la Ruáj Ha Kodesh (El Espíritu Santo) para proclamar y escribir sus palabras, pero su máxima expresión vino por medio de su Hijo. Hoy, la mayoría de los creyentes reconocen que Elohim (Di-os) habla básicamente a través de su Palabra escrita, pero la voz que dicta la Biblia no ha cesado. Mediante su Ruáj Ha Kodesh (Santo Espíritu), el Elohim Eterno se comunica con todo creyente que aparta tiempo para escucharlo con un corazón abierto y receptivo.  

Haga una pausa para pensar en lo maravilloso que es tener un Di-os que le habla —no es simplemente una deidad distante que da sus órdenes y reprende desde el cielo, ¡sino una que realmente quiere tener una conversación con usted! ¿Por qué razón el Amo y Creador de toda la creación está dispuesto a hacer lo que sea para comunicarse personalmente con cada uno de nosotros? Porque:

  • Di-os le ama y desea tener una relación con usted.
  • Él anhela animarle a confiar en él. A medida que usted ve que las palabras de Di-os se cumplen, su fe se fortalece.
  • Él quiere guiarle. El Shaddai, el Di-os Omnipotente tiene un propósito maravilloso para su vida, y está dispuesto a guiar sus decisiones y acciones para que pueda experimentar todo lo que él ha dispuesto.
  • Quiere que usted le conozca personalmente mediante una comunicación íntima.

CONCLUSIÓN: En nuestro ajetreado mundo, es fácil no apreciar este inestimable privilegio de la comunicación con Di-os. Si estamos demasiado ocupados o distraídos para escuchar, nos privaremos de las riquezas de una relación con Di-os que está al alcance solo de quienes tienen oídos y corazones receptivos.

REFLEXIÓN: Di-os es tan bueno con nosotros que todavía hasta el día de hoy nos sigue hablando de muchas formas y de muchas maneras: una voz audible, habla a nuestro corazón, por medio de su palabra, por medio de sueños, por medio de visiones. ¿Has escuchado la voz de Di-os? ¿Has obedecido?

CORAZONES & PIES LIMPIOS

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

CORAZONES Y PIES LIMPIOS

Leer: Juan/Yohanán 13. 3/15 – 13:3 sabiendo Yeshúa que el Padre le había dado todas las cosas en las manos, y que había salido de Di-os, y a Di-os iba, 13:4 se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó. 13:5 Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido. 13:6 Entonces vino a Shimón Kéfa (Simón Pedro); y Kéfa (Pedro) le dijo: Señor, ¿tú me lavas los pies? 13:7 Respondió Yeshúa y le dijo: Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora; mas lo entenderás después. 13:8 Kéfa (Pedro) le dijo: No me lavarás los pies jamás. Yeshúa le respondió: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo. 13:9 Le dijo Shimón Kéfa (Simón Pedro): Señor, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza. 13:10 Yeshúa le dijo: El que está lavado, no necesita sino lavarse los pies, pues está todo limpio; y vosotros limpios estáis, aunque no todos. 13:11 Porque sabía quién le iba a entregar; por eso dijo: No estáis limpios todos. 13:12 Así que, después que les hubo lavado los pies, tomó su manto, volvió a la mesa, y les dijo: ¿Sabéis lo que os he hecho? 13:13 Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy.
13:14 Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. 13:15 Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.

INTRODUCCIÓN: Israel puede ser una tierra polvorienta, y los pies calzados con sandalias se ensucian yendo de un lado a otro. En la antigüedad, la persona que entraba en una casa se quitaba las sandalias y se lavaba los pies. O si los dueños de casa eran ricos, los sirvientes eran quienes se los lavaban. Este desagradable pero necesaria tarea le tocaba al sirviente que tenía la jerarquía más baja.

Imagine la sorpresa de los talmidim (discípulos) cuando el Ben Elohim (Hijo de Di-os) tomó el papel de un sirviente pobre para arrodillarse a lavar sus pies. La necesidad de este servicio era enorme, ya que habían estado viajando por un tiempo. Pero nadie se ofreció a hacerlo.

Yeshúa hizo algo más que cubrir una necesidad; dio una lección. Cómo él aclaró: “Les he puesto el ejemplo, para que hagan lo mismo que yo he hecho con ustedes.” (Juan 13.15 NVI). Algunas iglesias han interpretado erróneamente esto, haciendo del lavado de los pies una ordenanza. Pero uno puede limpiarle la piel a otra persona, sin pensar en el significado de la acción de Mashiaj.

En realidad, la acción en sí no es el punto principal; la actitud es lo que cuenta. Yeshúa Ha Mashiaj desea que estemos dispuestos a humillarnos para servir a los demás, él está buscando hombres y mujeres que dejen de lado el orgullo, la posición y el poder para hacer lo que sea necesario, dondequiera que haga falta, y en favor de quien necesite ayuda.

CONCLUSIÓN: Yeshúa realizó sus más grandes y humildes actos de servicio en menos de veinticuatro horas. Lavó pies sucios usando las dos manos que serían traspasadas por los clavos el día siguiente. El mensaje aquí es que toda tarea que Di-os nos da, por medio del Mashiaj Yeshúa es muy importante para su reino.

REFLEXIÓN: Para poder subir hay que bajar, Moshé y Mashiaj tuvieron que bajar para después subir. ¿Estás dispuesto a bajar para después subir?

EL MODELO DEL SERVICIO A IMITAR

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

EL MODELO DEL SERVICIO A IMITAR

Leer: Mateo/Mattityahú 20.25/28 – 20:25 Entonces Yeshúa, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. 20:26 Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, 20:27 y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; 20:28 como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

INTRODUCCIÓN: Según la manera de pensar del mundo, los grandes hombres son lo que tienen autoridad, prominencia y poder. Aunque Yeshúa Ha Mashiaj tenía todo eso, lo dejó para convertirse en un siervo (Isaías 42.1He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento; he puesto sobre él mi Espíritu; él traerá justicia a las naciones.).

El Mashiaj Yeshúa se entregó por completo para cumplir el plan de redención de su Padre Santo, a pesar de que los beneficiarios, es decir, nosotros, no éramos dignos. Di-os es santo y justo, y no puede estar en presencia del pecado. Por tanto, tiene que separarse de quienes están manchados por él. Eso incluye a toda la humanidad (Romanos 3.23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Di-os,).

Toda persona nace cautiva a los deseos de la carne (Romanos 6.16/18 – 6:16 ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia? 6:17 Pero gracias a Di-os, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; 6:18 y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia.).

Cuando alguien dice que está viviendo de acuerdo con “sus propias reglas”, en realidad está al servicio de lo que apetece su naturaleza humana. El castigo por ese falso sentido de libertad es la muerte (Romanos 6.23 Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Di-os es vida eterna en Mashiaj Yeshúa Adoní (Señor) nuestro.).

El supremo acto de servicio del Mashiaj Yeshúa fue dar su vida en rescate por muchos (Mateo/Mattityahú 20.28 como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.). La palabra rescate se refiere al precio pagado para liberar a alguien —Mashiaj compró voluntariamente nuestra libertad. Había solo una manera de que Di-os pudiera quitar nuestra culpa y permanecer fiel a su propia ley: que alguien sin pecado tuviera que pagar nuestra deuda de pecado.

CONCLUSIÓN: El sacrificio de Yeshúa Ben Yosef nos salvó de la condena que merecíamos. En vez de eso, recibimos el regalo de la gracia, y hemos sido declarados inocentes. Además, pasamos de ser esclavos, ¡a ser hijos del Shaddai Todopoderoso! Yeshúa Ha Mashiaj cumplió el propósito del Padre con fidelidad. Renunció a su derecho, para llevar el peso de nuestra iniquidad, y sufrir la dolorosa separación de su Padre Celestial. El Salvador no se reservó nada para sí mismo, y de ese modo estableció un excelente ejemplo de lo que es ser un siervo, para que lo imitemos.

REFLEXIÓN: ¿Está usted dispuesto a imitar y a seguir las pisadas del Rebe Ha Kodesh? ¿Está usted dispuesto a obedecer las leyes y mandamientos establecidos por el Padre Celestial así como lo hizo Yeshúa Ben Adam? Con sencillez y humildad le invito a seguir el ejemplo del Rebe Ha Kodesh.

ELOHIM EL DADOR SUPREMO

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

ELOHIM EL DADOR SUPREMO

Leer: Romanos 11.33/36 – 11:33 ¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Di-os! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! 11:34 Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero? 11:35 ¿O quién le dio a él primero, para que le fuese recompensado? 11:36 Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.

INTRODUCCIÓN: En medio de todos los preparativos, de toda la ornamentación, y de todas las celebraciones de la temporada navideña, tenemos que apartar un tiempo de quietud para reflexionar en los regalos divinos que cambiaron para siempre el curso del destino humano. Cuando ese pequeño bebé entró en nuestro mundo en Belén, se desató desde el cielo la primera de un raudal interminable de bendiciones.

Nos enfocamos, por lo general, en el regalo del Padre Celestial: él dio a su Hijo para ser el Instrumento escogido para la Salvación del mundo (1ª.Juan 4.14). Yeshúa vino a ofrecer su vida como rescate por muchos, y después de su muerte y resurrección él y el Padre enviaron a la Ruáj Ha Kodesh (El Espíritu Santo) para morar dentro de los creyentes para siempre (Marcos/Meir 10.45 Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos. Juan/Yohanán 14.16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: Juan/Yohanán 16.7 Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. ). La Ruáj Ha Kodesh (El Espíritu Santo), a su vez, da dones espirituales a todos los creyentes y produce su maravilloso fruto en sus vidas (1 Corintios 12.7/11 – 12:7 Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. 12:8 Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; 12:9 a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu. 12:10 A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. 12:11 Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.; Gálatas 5.22/23 – 5:22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 5:23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.).

CONCLUSIÓN: Pero estos regalos divinos no terminan en la tierra. Seguirán en el cielo cuando el Mashiaj juzgue a los creyentes y les recompense por las buenas obras que jamás habrían podido hacer sin el poder de él (1ª.Corintios 3.13/14 – 3:13 la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. 3:14 Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. ; Juan/Yohanán 15.5 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. ). Todo el mérito y la gloria pertenecen a Mashiaj, y sin embargo, el Elohim Eterno cubrirá de alabanzas, por pura gracia, a sus seguidores (1ª. Corintios 4.5 Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Di-os.).

REFLEXIÓN: Adoramos a un Di-os compasivo y generoso. Piense en el derramamiento continuo de bendiciones desde su trono, y pregunte: ¿Cómo responderé hoy? él no necesita nada de usted, pero quiere ser parte suya —no para controlarle sin piedad, sino para mostrarle las “abundantes riquezas de su gracia en su bondad” (Efesios 2.4/7 – 2:4 Pero Di-os, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, 2:5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Mashiaj (por gracia sois salvos), 2:6 y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Mashiaj Yeshúa, 2:7 para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Mashiaj Yeshúa.).

UN TIEMPO PARA DAR

 

DESDE EL ESCRITORIO DEL ROEH: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

UN TIEMPO PARA DAR

Leer: Lucas/Hilel 2.1/10

INTRODUCCIÓN: En Diciembre último mes del año se celebra “La Navidad” aunque es una fiesta pagana, es una de las celebraciones más gozosas, ya que durante este tiempo la gente es más generosa que en cualquier otra época del año. La práctica de dar no es una innovación reciente pues comenzó, cuando nació el Mashiaj Yeshúa, el regalo más maravilloso que ha existido. Todos los personajes de la historia tuvieron algo para dar.
• Cuando Miriam (María) se sometió al plan de Di-os, de ser la madre de Mashiaj, dio su cuerpo para ser la primera morada del Salvador encarnado (Lucas/Hilel 1.30/38).
• También renunció a su buena reputación para cumplir con el llamado de Adonai (Señor) a su vida.
• Yosef (José) dio su amor y su protección a María, y al niño que no era suyo (Mateo/Mattityahú 1.18/25).
• Un ángel dio el anuncio del nacimiento del Mashiaj (Mesías) a unos humildes pastores que cuidaban sus rebaños durante la noche.
• Una hueste celestial de ángeles ofreció alabanza y gloria a Di-os.
• Los pastores dieron el primer testimonio personal acerca del Mashiaj (Mesías).
• Los reyes de oriente renunciaron a sus comodidades para buscar al recién nacido Rey y obsequiarle regalos dignos de un rey (Mateo/Mattityahú 2.1/11).

CONCLUSIÓN: A primera vista, puede parecer que estos regalos pertenecen solo a la primera Navidad, pero cada uno tiene una aplicación para nosotros hoy. Los creyentes estamos llamados a dar de lo que tenemos al Elohim Eterno y a los demás de la misma manera.

REFLEXIÓN: Mire la lista otra vez. ¿Qué regalos podría dar usted a Di-os hoy? Tal vez necesite someterse a su voluntad en un área difícil, o soportar malentendidos para obedecerle. ¿Y qué de los demás? ¿Quién necesita su protección, su amor, o quizás las buenas nuevas de salvación en el Mashiaj Yeshúa?