Francisco Javier Blog

Sólo otro weblog de WordPress.com

LIBRE DE TENER CULPA

DESDE EL ESCRITORIO DEL PASTOR: FRANCISCO JAVIER MESÉN (COSTA RICA)

LIBERTAD DE TENER CULPA

Leer: 1 Pedro 2.22/25

2:22 el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca;
2:23 quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente;
2:24 quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.
2:25 Porque vosotros erais como ovejas descarriadas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas.

INTRODUCCIÓN: Se puede definir a la culpa como la ansiedad del espíritu por el pecado cometido de manera deliberada y voluntaria. Podemos encontrar este sentimiento a partir del huerto del Edén.

Después que Adán y Eva probaron el fruto prohibido, se sintieron avergonzados de su desnudez y se escondieron.

En los tiempos del Antiguo Testamento, las personas traían una ofrenda especial al templo para "pagar" sus faltas. Hoy en día, no tenemos tal manera tangible de liberarnos de nuestra culpa.

En realidad, tenemos algo mejor. El Padre Celestial envió a su Hijo Yeshúa, quien era plenamente escogido por Di-os y también plenamente un hombre lleno de el Espíritu Santo (Ruaj Ha Kodesh), a vivir una vida perfecta. él tomó sobre sí mismo el castigo por todos nuestros pecados al morir como un criminal en la cruz. Pero, alabado sea Di-os, Yeshúa volvió de nuevo a la vida, al vencer la muerte y el pecado. Efesios 1.7 dice: "En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia".

La verdad es que todos hemos pecado y merecemos, por tanto, ser separados de Di-os (Romanos 3.23).

Sin embargo, podemos ser liberados de la muerte y la culpa al aceptar el don gratuito de Mashiaj y rendir nuestra vida a él. Por supuesto, por nuestro imperfecto estado humano seguiremos pecando. Pero nuestro amoroso Padre Celestial seguirá perdonando a sus hijos (Lucas/Hilel 11.3/4).

CONCLUSIÓN: El sacrificio de Yeshúa nos da libertad de la culpa y la muerte, y además la promesa de la eternidad con Di-os. Pero eso no significa de ninguna manera que tenemos licencia para pecar intencionalmente. Aunque tenemos la promesa del perdón, la gratitud y el amor a nuestro Mashiaj debe impulsarnos a obedecer y servir al Di-os Eterno.

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: