Francisco Javier Blog

Sólo otro weblog de WordPress.com

Archivo para octubre, 2009

EL MILAGRO DE LA GRACIA

DESDE EL ESCRITORIO DEL PASTOR: FRANCISCO JAVIER MESÉN

(COSTA RICA)

EL MILAGRO DE LA GRACIA

Leer: Romanos 5:15/17

5:15 Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Di-os por la gracia de un hombre, Yeshúa Ha Mashiaj.
5:16 Y con el don no sucede como en el caso de aquel uno que pecó; porque ciertamente el juicio vino a causa de un solo pecado para condenación, pero el don vino a causa de muchas transgresiones para justificación.
5:17 Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Yeshúa Ha Mashiaj, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.

INTRODUCCIÓN: Pablo (Shaúl) escribió extensamente acerca de la gracia, el favor de Dios dado a quienes no lo merecen. A todas las partes que él iba, hablaba del evangelio de la gracia (Hechos 20.24 Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Adón Yeshúa, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Di-os. ). Pablo (Shaúl) conocía por experiencia personal el poder que tiene el pecado para controlar, y también la libertad que se logra por la fe en el Mashiaj.

Se describió a sí mismo como el peor de los pecadores, porque persiguió y encarceló a muchos creyentes antes de su experiencia de conversión (1a.Timoteo 1.15).

Después que aceptamos la muerte del Mashiaj a nuestro favor, el castigo por nuestro pecado se considera pagado en su totalidad, y el poder del pecado sobre nosotros es destruido. Nos volvemos vivos espiritualmente por ser habitados por el Espíritu Santo (Ruaj Ha Kodesh).

Además, se nos da una nueva familia y un propósito para vivir. La Biblia compara nuestra experiencia de conversión con la recepción de un trasplante de corazón (Ezequiel 36.26 Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. / 2a.Corintios 5.17 De modo que si alguno está en Mashiaj, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.), un cambio de ciudadanía (Filipenses 3.20 Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Adón Yeshúa el Mashiaj), y la mudanza a una nueva patria (Colosenses 1.13el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo).

Pablo (Shaúl) exhorta a todos los que han sido salvados a perseverar en la gracia de Dios (Hechos 13.43 Y despedida la congregación, muchos de los judíos y de los prosélitos piadosos siguieron a Pablo y a Bernabé, quienes hablándoles, les persuadían a que perseverasen en la gracia de Di-os.
/ Efesios 2.8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Di-os;); la voluntad de nuestro Padre Celestial es que nos relacionemos con él sobre esta base solamente.

Así como tuvimos que confiar en la muerte vicaria del Mashiaj Yeshúa para nuestra salvación, debemos tener una vida de dependencia de él. Es nuestra fe, expresada a través de la obediencia, lo que agrada a Di-os (Hebreos 11.6 Pero sin fe es imposible agradar a Di-os; porque es necesario que el que se acerca a Di-os crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan. ).

CONCLUSIÓN: La gracia es la fuerza más poderosa y más transformadora de la vida que hay en el mundo. Di-os ofrece su amor incondicional a todo el que reciba a su Hijo. Desde el momento en que somos salvos, nuestra vida es puesta sobre la Roca inamovible que es Mashiaj (1a.Corintios 10.4 y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Mashiaj.), y su favor nos es impartido.

Gloria a Di-os por su gracia: un regalo inmerecido.

LA GRACIA NUESTRA SEGUNDA OPORTUNIDAD

DESDE EL ESCRITORIO DEL PASTOR: FRANCISCO JAVIER MESÉN (COSTA RICA)

LA GRACIA: NUESTRA SEGUNDA OPORTUNIDAD

Leer: Romanos 5.1/6

5:1 Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Di-os por medio de nuestro Señor Yeshúa;
5:2 por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Di-os.
5:3 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia;
5:4 y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza;
5:5 y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Di-os ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.
5:6 Porque Mashiaj, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos.

INTRODUCCIÓN: La Escritura pinta un panorama sombrío de la humanidad: está muerta en pecados, bajo la ira de Dios, y sujeta a la separación eterna de él (Efesios 2.1/3). Pero, por medio de la cruz del Mashiaj, el Di-os Eterno nos da una segunda oportunidad de tener una relación estrecha con él. Cuando ponemos nuestra fe en el Mashiaj, él derrama su amor incondicional: su gracia sobre nosotros.

Por su gracia, hemos sido justificados por fe. La justificación es la declaración de Di-os de que no somos culpables ante sus ojos. Cuando recibimos la salvación, la muerte de Yeshúa en la cruz es contada como pago por nuestros pecados. Toda nuestra desobediencia: pasada, presente y futura, es totalmente perdonada.

El medio para obtener esta gracia es a través de una fe genuina en Di-os y en el Mashiaj. ¿Cómo es esta fe? Es una fe que acepta el veredicto del Señor de que somos pecadores; que no podemos salvarnos a nosotros mismos, y que necesitamos un Salvador. Es una fe que cree que Yeshúa pagó por nuestros pecados con su muerte; que Di-os aceptó su pago a nuestro favor, y que somos perdonados y hechos miembros de su familia. Si tenemos una fe genuina, le daremos nuestra lealtad y le serviremos de corazón.

La gracia también nos da paz con el Di-os Eterno. Antes de ser salva, la persona era su enemiga, y estaba bajo sentencia de muerte eterna. Pero, después de poner su fe en el Mashiaj, es adoptada en la familia de Di-os y tiene su favor para siempre.

CONCLUSIÓN: Por la gracia, se nos ha dado una segunda oportunidad. En vez del castigo eterno que merecíamos, hemos recibido aceptación por la fe en Mashiaj (Romanos 15.7) y hechos miembros de la familia de Di-os (Romanos 8.15). Aproveche plenamente esta segunda oportunidad siguiendo al Di-os Todopoderoso fervientemente.  La gracia es una llave, un regalo, qué hay que cuidar. Muchas veces lo que predica la Iglesia Cristiana sobre la gracia es una desgracia, porqué se valen de ello para manipular a la gente y hacer lo qué se le da la gana.

EL ESPÍRITU SANDO DA PODER A LOS CREYENTES

DESDE EL ESCRITORIO DEL PASTOR: FRANCISCO JAVIER MESÉN (COSTA RICA)

LA RUAJ HA KODESH DA PODER A LOS CREYENTES

Leer: Lucas/Hilel 24.26/52

INTRODUCCIÓN: Nuestro Padre Celestial nos ha llamado a vivir una vida sobrenatural, que es contraria a la manera de pensar del mundo. Con nuestras propias fuerzas es difícil decir no al pecado, porque nuestra carne anhela decir que sí. Para vivir como el Señor quiere, hace falta su poder. Y para recibir su poder, necesitamos desarrollar las actitudes de humildad, fe y perseverancia.

Di-os resiste a los soberbios, que piensan que no necesitan de él (Santiago 4.6). El Di-os Eterno derrama su poder en quienes saben que no pueden lograr por sí mismos sus metas, sino a través de lo que Di-os puede hacer en ellos. El Di-os Todopoderoso quiere que confiemos en él. Es posible que nos pida algunas veces que permanezcamos en una situación incómoda, o que hagamos una tarea que parece mucho más allá de nuestra capacidad. En ambas circunstancias, confiar en él nos dará la fortaleza interior para hacer su voluntad.

Cuando nos sintamos demasiado débiles para resistir la tentación, o demasiado temerosos para seguir el plan de Di-os, debemos perseverar en la oración. Esto nos acercará más a él, desarrollará nuestra fe, y le invitará a hacer su voluntad en y a través de nosotros. Entonces, al alabar a nuestro Padre por su naturaleza todopoderosa, proclamar su suficiencia para cada circunstancia, y declarar su bondad, su Espíritu nos ayudará a dejar atrás nuestras debilidades y temores, y nos dará su poder.

CONCLUSIÓN: Hoy, la iglesia está experimentando una falta de poder espiritual. Los creyentes tienen una influencia cada vez menor en nuestra cultura, ya que nuestras vidas reflejan los valores del mundo. Para cambiar esta situación, tenemos que cooperar con la obra de santificación del Espíritu Santo.(Ruaj Ha Kodesh) él nos investirá de poder si lo hacemos.

EL PODER DEL ESPÍRITU SANTO

DESDE EL ESCRITORIO DEL PASTOR: FRANCISCO JAVIER MESÉN (COSTA RICA)

EL PODER DEL ESPÍRITU SANTO

Leer: Hechos 1.1/5

1:1 En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Yeshúa comenzó a hacer y a enseñar,
1:2 hasta el día en que fue recibido arriba, después de haber dado mandamientos por (la Ruaj HaKodesh) el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido;
1:3 a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Di-os.
1:4 Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí.
1:5 Porque Yohanán ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con (la Ruaj HaKodesh) el Espíritu Santo dentro de no muchos días.

INTRODUCCIÓN: En la última semana de su vida, Yeshúa habló a sus discípulos acerca de lo que vendría después: tras su resurrección, recibirían un Consolador, el Espíritu Santo, quien estaría con ellos para siempre (Juan 14.16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: ). éste moraría en cada creyente, dándoles su poder para tener una vida victoriosa.

El Di-os Eterno está dispuesto a equiparnos con su divino poder si cultivamos ciertas cualidades propias del Mashiaj:

1). Pureza de corazón: Antes de nuestra salvación, el pecado nos separaba del Padre. Cuando recibimos a Yeshúa como nuestro Salvador, Di-os nos limpió (Tito 3.5 nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo), nos vistió con la justicia del Mashiaj, y nos purificó para que pudiéramos ser su pueblo (Tito 2.14 quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras).

Nuestra parte ahora es buscar la santidad para que podamos ser más como el Mashiaj. La confesión regular de los malos pensamientos y las malas acciones trae perdón y nos purifica de injusticias (1a.Juan 1.9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. ).

2). Espíritu obediente: Antes de ser adoptados en la familia de Di-os, nuestra naturaleza estaba en rebelión contra su autoridad. Pero desde que creímos en el Mashiaj, tenemos libertad del poder del pecado sobre nosotros, y la capacidad de elegir la obediencia.

Aunque nuestra vida nunca será perfecta, el Di-os Eterno & Todopoderosose fija para ver si nuestras mentes y nuestros corazones están dispuestos a seguirle. Nuestro esfuerzo sincero de obedecerle nos da el poder para hacer su obra.

CONCLUSIÓN: Si hacemos de la santidad una prioridad, y demostramos obediencia al Di-os Eterno, recibiremos poder sobrenatural para elegir hacer lo bueno. Cada día, seremos llenos de poder si nos arrepentimos de todos nuestros pecados (Salmo 51.1/2 -10)
51:1 Ten piedad de mí, oh Di-os, conforme a tu misericordia;
Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones.
51:2 Lávame más y más de mi maldad,
Y límpiame de mi pecado.
51:10 Crea en mí, oh Di-os, un corazón limpio,
Y renueva un espíritu recto dentro de mí.
Así mantenemos nuestra dedicación a Di-os, y seguimos la guía del Espíritu de Santo.(Ruaj Ha Kodesh)

LUCHA INTERNA CONTRA EL SENTIMIENTO DE CULPA

DESDE EL ESCRITORIO DEL PASTOR: FRANCISCO JAVIER MESÉN (COSTA RICA)

LA LUCHA INTERNA CON EL SENTIMIENTO DE CULPA

Leer: 1a.Juan 1.5/9

1:5 Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Di-os es luz, y no hay ningunas tinieblas en él. 
1:6 Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad; 
1:7 pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Yeshúa su Hijo nos limpia de todo pecado. 
1:8 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. 
1:9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. 

INTRODUCCIÓN: Durante hace varios años, tuve problemas para relajarme. Tenía sentimientos de condenación: ¿Por qué no estás estudiando más? ¿No deberías estar testificando del Mashiaj, en vez de estar sentado? El sentimiento de culpa se había colado en mi mente y me estaba impidiendo disfrutar de la vida.

Hay dos tipos de culpa: la bíblica y la falsa.

La primera: se origina por la violación de una ley bíblica. éste no es un sentimiento sino una realidad: hemos pecado y debemos arrepentirnos.

La segunda: incluye el sentimiento de culpa después de haber confesado un pecado, y no está basada en la Palabra de Di-os. El Di-os Eterno & Todopoderoso nos ha perdonado, por lo que no hay necesidad de seguir con la culpa.

Las personas padecen de culpa por muchas razones. La enseñanza legalista, por ejemplo, presenta a la vida como una serie de reglas; sus seguidores a menudo se sienten mal porque les resulta imposible cumplirlas. También está la autocondenación, que puede tener su origen en el abuso verbal. El perfeccionismo: las expectativas demasiado difíciles de lograr. Y, por último, la baja autoestima.

El adversario utiliza este falso sentimiento de culpa para paralizarnos. Inevitablemente, la culpa lleva a dudar del amor de Di-os y de la salvación, lo cual prepara el terreno para el temor, la inseguridad y la incapacidad de disfrutar de la vida.

CONCLUSIÓN: El Di-os Eterno quiere que vivamos libres de la culpa. Si usted está experimentando sentimientos de culpa, pídale al Di-os Todopoderoso que le ayude a identificar su origen. Después, afirme estas verdades: recuerde usted fue hecho a imagen de Di-os y redimido por él, amado por el Creador del universo, y perdonado. Rechace, en el nombre del Yeshúa Mashiaj, cualquier culpa falsa que tenga.

REFLEXIÓN: El aréa dónde trabaja el adversariio es nuestra mente, por eso el salmista David decía en el Salmo 34.1 "Bendeciré a Adonai en todo tiempo, su alabanza estará de continúo en mi boca, cuándo nuestra mente se ocupa de adorar y alabar a Di-os, todo sentimiento de condenación y de culpa se irá. La pregunta es: ¿Dejas que los sentimientos de condenación y culpa no te dejen tranquilo? Yeshúa Ha Mashiaj fué el Korbán (sacrificio perfecto)él pagó en la cruz del calvario por tus pecados y los míos. ¿Porqué piensas en condenación y culpa?, pues el Mashiaj con su sacrificio en la cruz pagó por eso, para que fuéramos libres de toda culpa.

CONSEJOS BIBLÍCOS EN TÚS MANOS

DESDE EL ESCRITORIO DEL PASTOR: FRANCISCO JAVIER MESÉN (COSTA RICA)

CONSEJOS BIBLÍCOS EN TÚS MANOS

INTRODUCCIÓN: La palabra de HaShem es clara, ella nos instruye, nos ayuda a crecer espíritualmente, pero lo más importante, es qué hay qué poner por obra la palabra de Di-os. Aquí hay algunos Consejos Biblícos para ayudarnos en nuestra vida espíritual.

1). Absteneos de toda especie de mal.
1a.Tesalonicenses 5:22 Absteneos de toda especie de mal.

2). Desecha las cuesationes necias e incensatas
2a.Timoteo 2:23 Pero desecha las cuestiones necias e insensatas, sabiendo que engendran contiendas.

3). Desecha las fábulas profanas y viejas.
1a.Timoteo 4:7 Desecha las fábulas profanas y de viejas. Ejercítate para la piedad

4). Despójate del viejo hombre.
Efesios 4:22 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos

5). Haced morir lo terrenal.
Colosenses 3:5 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;

6). Haced todo sin murmuraciones y contiendas.
Filipenses 2:14 Haced todo sin murmuraciones y contiendas

7). Huid de la fornicación.
1a.Corintios 6:18 Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca.

8). No haya entre vosotros amargura.
Efesios 4:31 Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.

9). No imites lo malo.
3a. Juan/Yohanán 1:11 Amado, no imites lo malo, sino lo bueno. El que hace lo bueno es de Di-os; pero el que hace lo malo, no ha visto a Di-os.

10). No os hagáis vanagloriosos.
Gálatas 5:26 No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros.

11). No os unáis en yugo desigual.
2a.Corintios 6:14 No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?

12). No satisfasgáis los deseos de la carne.
Gálatas 5:16 Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.

13). No seáis vencido de lo malo.
Romanos 12:21 No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.

14). No te agrades a tí mismo.
Romanos 15:1 Así que, los que somos fuertes debemos soportar las flaquezas de los débiles, y no agradarnos a nosotros mismos.

15). No te ensorberbescas.
Romanos 11:20 Bien; por su incredulidad fueron desgajadas, pero tú por la fe estás en pie. No te ensoberbezcas, sino teme.

16). No paguéis a nadie mal por mal.
Romanos 12:17 No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres.

17). No os venguéis vosotros mismos.
Romanos 12:19 No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Di-os; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Adonai.

18). Ten cuidado de tí mismo y de la doctrina.
1a.Timoteo 4:16 Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren.

CONCLUSIÓN: Es muy importante ver cómo la palabra de Di-os nos muestra el camino a seguir, aunque muchas veces a nosotros puede parecernos un poco dificíl, pero con la ayuda del Di-os Todopoderoso saldremos adelante.

REFLEXIÓN: Cierta vez habían dos Samurai, uno joven que nadie le ganaba en un discusión y uno viejo que nadie le ganaba, -el Samurai joven hizo una apuesta y apostó a que iba a enojar y a sacar de quicio al Samurai viejo,
quién aceptó la apuesta. -El Samurai joven llego con su séquito y empezó a insultar al Samurai viejo y le dijo hasta de lo que iba a morir y hasta le escupió al Samurai viejo, quién no dijo nada, ni hizo nada y el Samurai joven se fue (derrotado)…Los acompañantes del Samurai viejo le preguntarón: "Sensei" ¿Porqué usted no hizo nada? – el Samurai viejo les hizo una pregunta y les dijo: ¿Sí ustedes dan un regalo a una persona y ésta no la acepta, a quién le queda el regalo?- La Respuesta es sencilla, pues a la misma persona- Todos los insultos le quedaron al Samurai joven- por eso el Samurai viejo ganó la apuesta. Di-os les bendiga. Shalom Ubrajót: Paz & Bendiciones.

LIBRE DE TENER CULPA

DESDE EL ESCRITORIO DEL PASTOR: FRANCISCO JAVIER MESÉN (COSTA RICA)

LIBERTAD DE TENER CULPA

Leer: 1 Pedro 2.22/25

2:22 el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca;
2:23 quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente;
2:24 quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.
2:25 Porque vosotros erais como ovejas descarriadas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas.

INTRODUCCIÓN: Se puede definir a la culpa como la ansiedad del espíritu por el pecado cometido de manera deliberada y voluntaria. Podemos encontrar este sentimiento a partir del huerto del Edén.

Después que Adán y Eva probaron el fruto prohibido, se sintieron avergonzados de su desnudez y se escondieron.

En los tiempos del Antiguo Testamento, las personas traían una ofrenda especial al templo para "pagar" sus faltas. Hoy en día, no tenemos tal manera tangible de liberarnos de nuestra culpa.

En realidad, tenemos algo mejor. El Padre Celestial envió a su Hijo Yeshúa, quien era plenamente escogido por Di-os y también plenamente un hombre lleno de el Espíritu Santo (Ruaj Ha Kodesh), a vivir una vida perfecta. él tomó sobre sí mismo el castigo por todos nuestros pecados al morir como un criminal en la cruz. Pero, alabado sea Di-os, Yeshúa volvió de nuevo a la vida, al vencer la muerte y el pecado. Efesios 1.7 dice: "En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia".

La verdad es que todos hemos pecado y merecemos, por tanto, ser separados de Di-os (Romanos 3.23).

Sin embargo, podemos ser liberados de la muerte y la culpa al aceptar el don gratuito de Mashiaj y rendir nuestra vida a él. Por supuesto, por nuestro imperfecto estado humano seguiremos pecando. Pero nuestro amoroso Padre Celestial seguirá perdonando a sus hijos (Lucas/Hilel 11.3/4).

CONCLUSIÓN: El sacrificio de Yeshúa nos da libertad de la culpa y la muerte, y además la promesa de la eternidad con Di-os. Pero eso no significa de ninguna manera que tenemos licencia para pecar intencionalmente. Aunque tenemos la promesa del perdón, la gratitud y el amor a nuestro Mashiaj debe impulsarnos a obedecer y servir al Di-os Eterno.